El secano de Valladolid "no tiene las condiciones de humedad que propicien su crecimiento"

D.Á.

Asaja considera que una de cada cuatro hectáreas de las cerca de 2 millones en la región sufre problemas de nascencia.

Una de cada cuatro hectáreas de las cerca de 2 millones que contabiliza el secano en la comunidad autónoma de Castilla y León ha sufrido problemas de nascencia por la "absoluta falta de humedad" que han sufrido las parcelas en lo que va de invierno, según los datos recabados por Asaja y recogidos por Europa Press.

 

Según la información de la OPA, en algunos casos la no nascencia ha sido tan generalizada que se han tenido que dar partes a Agroseguro y se ha optado finalmente por la resiembra a cultivos de primavera.

 

Las zonas que más han acusado la falta de agua han sido la parce centro y norte de la Comunidad, en concreto de las provincias de León, Valladolid, Palencia y Burgos, especialmente en los terrenos de tierras duras y compactas donde las parcelas presentan un nacimiento desigual y en corros.

 

Por provincias y según los mismos datos de Asaja, en Burgos la falta de agua ha ocasionado dificultades en la nascencia -en algunos casos se ha resembrado- y los cultivos afectados son los cereales y la colza.

 

Por su parte, en Palencia todos los cultivos han sufrido problemas por la sequía agravados en este caso por los daños de fauna (topillos, conejos, gansos y patos). En estos momentos, la colza o no ha nacido o presenta problemas de densidades de plantas mientras que los cereales sembrados en terrenos fuertes tienen problemas para nacer -también hay parcelas que han dado parte de no nascencia al seguro-.

 

En el caso de Valladolid el avance de los cultivos de secano es muy parecido "puesto que no se están dando las condiciones de humedad que propicien su crecimiento" y en León hay situaciones similares, aunque lo que más preocupa a Asaja en esta zona es que haya precipitaciones para recargar acuíferos y para que los pantanos alcancen un volumen suficiente para poder afrontar sin sobresaltos la campaña de riego.

 

Finalmente, en Zamora se han registrado también algunos problemas de nascencia, "acrecentados por la perjudicial plaga de topillos", y preocupa también las consecuencias de la falta de agua en los embalses.

 

Mientras tanto, en Soria la mayoría del cereal se sembró en octubre y noviembre y la nascencia en general ha sido normal, aunque preocupa la zona sur (Arcos de Jalón) principalmente, en fechas un poco más tardías y que no han acabado de nacer aún. "El tempero para las siembras que quedan pendientes en cebadas de ciclo corto, que se están realizando ahora, es bastante malo en general, y falta humedad", han constatado en Asaja.

 

En cuanto a la situación en Segovia preocupa la poca nieve que acumulada en la sierra y el retardo en la nascencia de los cereales de ciclo corto (siembras tardías), así como el estado de los pastos con nada de humedad y mucho hielo. Por último, en Ávila y Salamanca, salvo casos puntuales, hasta el momento no ha habido excesivos problemas, "aunque todo queda pendiente de este mes de febrero".

 

Por este motivo, los agricultores de Castilla y León miran al cielo a la espera de que el mes de febrero cambie el ciclo y riegue el campo ya que, hasta la fecha, las perspectivas de la próxima cosecha "no son positivas".