El Santísimo Rosario del Dolor llega a todo Valladolid desde una terraza de Parquesol

Pilar Moreno, de la Cofradía de la Oración en el Huerto, unió a toda la comunidad del barrio vallisoletano con la ayuda de su hijo y un potente equipo de sonido para rezar la habitual celebración en la tarde de este Lunes Santo

La Semana Santa de Valladolid también se celebra en ventanas, terrazas y balcones. Sí, sí, tal cual lo lee. No se podrán sacar las tallas como tal, pero que se lo digan a Pilar Moreno, de la Cofradía de la Oración en el Huerto. Vecina del barrio de Parquesol que este Lunes Santo, ni corta ni perezosa y ante el confinamiento por el Estado de Alarma, le pidió ayuda a su hijo Víctor para poder rezar el Santísimo Rosario del Dolor con toda la comunidad gracias a la inestimable colaboración de un considerable equipo de sonido, altavoces incluidos.

 

Por supuesto, no se trataba de un rezo al uso. Por las ventanas de su casa, en la comunidad de Los Almendros en el barrio de Parquesol, la idea era hacer llegar el mensaje a la mayor cantidad de gente posible. Micro en mano, y sin ningún miedo, arrancó la oración de manera más o menos puntual a las siete de la tarde.



Expectación en las ventanas, con una cantidad considerable de gente mirando, poco a poco fueron uniéndose más y más fieles con un rezo bajo mientras Pilar continuaba misterio tras misterio. Queda patente que se trata de la Semana Santa más triste de Valladolid, pero por intención y fervor que no sea.

 

Así fueron transcurriendo los rezos y los 'avemarías'. Ritmo lento, pausado, no había ninguna prisa. Totalmente ataviada con el atuendo de la cofradía, verde y negro, Pilar disfrutaba y hacía disfrutar de cada palabra al improvisado público. Apenas tres cuartos de hora después, concluía el Rosario. No habrá calle por el maldito coronavirus, pero en Semana Santa siempre sobrará Pasión.

Pilar Moreno, durante la oración. TRIBUNA