Cyl dots mini

El Salvador habría incinerado "féretros incompletos" además de "ataúdes de ínfima calidad", según la Policía

Imagen del tanatorio El Salvador en la mañana de este viernes.

El jefe provincial de la Policía Nacional dice que los cadáveres podrían haberse introducido en el horno crematorio en "una parte del féretro o en la tapa".

La Policía Nacional ha dado conocer que el Grupo El Salvador, además de cambiar los ataúdes por otros de “ínfima calidad” antes de introducir los cuerpos en el horno incinerador, la estafa podría haber sido mayor y haber incinerado solo utilizando “una parte del féretro, como por ejemplo la tapa”. El jefe provincial de Policía Nacional, Juan José Campesino, ha comparecido ante los medios de comunicación junto a la delgada del Gobierno, Virginia Barcones, para ofrecer la última hora del Caso Ignis.

 

Minutos antes han mantenido un encuentro con el presidente de la Unión de Consumidores de Castilla y León, Prudencio Prieto, donde han analizado las fórmulas que baraja la Policía, en consonancia con la Fiscalía, de cara a facilitar las posibles denuncias que pudieran formular los perjudicados por las supuestas estafas desveladas en la Operación Ignis.

 

Virginia Barcones ha adelantado que la estafa podría haber llegado incluso a introducir los cuerpos en el horno crematorio con “un féretro incompleto”, extremo que ha sido confirmado por el jefe provincial de Policía. Preguntados por si existiera la posibilidad de que incluso los cadáveres no hubieran ido introducidos en un féretro, Barcones ha explicado que “según lo que hemos podido saber, es necesaria una superficie rígida para poder introducirlo en el horno, en muchos casos tan solo utilizaban la tapa”, ha asegurado.

 

“Estamos investigando todo. El Modus operandi variaba dependiendo de los casos. Unas veces el féretro de calidad adquirido por los familiares era cambiado por otros de ínfima calidad, y en otros casos se usaban féretros incompletos”, dice Juan José Campesino, quien asegura que “normalmente cuando un ataúd se estropeaba o se rallaba por el uso era incinerado”. El jefe de Policía no se atreve a hablar de en cuántas ocasiones se reutilizaba de cada féretro. No obstante, tal y como se conoció este martes, la cifra podría haber llegado a las 6.000 cajas.

Noticias relacionadas