El roscón, "dulce por excelencia" para el día de Reyes en Valladolid

Roscón y otros dulces de la confitería 'El Bombón'. BORJA DE DIEGO PUENTE.

Confiterías y pastelerías vallisoletanas sitúan al clásico y el relleno de nata como claros favoritos en la ciudad.

Tras la celebración de la entrada del nuevo año, poco a poco las pastelerías de Valladolid van comenzando a preparar otro de los postres típicos navideños: el roscón. Gran cantidad de hogares vallisoletanos ya van encargando sus roscones en estos días para tenerlos listos la víspera del día de Reyes, o el mismo día, en sus casas, y dar un dulce final a estas festividades.

 

Y este dulce es el monarca absoluto entre los postres para estos días, como ha contado a TRIBUNA una de las dependientas de la confitería ‘El Bombón’, Sandra, quien afirmaba que “en estas fechas es el dulce por excelencia”. Esta pastelería lleva elaborando de forma artesanal su roscón desde que se abrió la tienda en 1928 y, como también ha referido otra de sus dependientas, Elena, “el más demandado siempre es el clásico sin nada, porque a la gente le gusta mucho untar. En Reyes, la familia hace el chocolate, se dan los regalos, y se come el roscón con el chocolate”, y después de este el más demandado en esta pastelería es el de nata, aunque también parece tener buena venta el mixto de nata y crema.

 

En la confitería ‘Cubero’ también llevan décadas elaborando este dulce, desde el año 1957, como ha referido una de sus dependientas, Nines, quien aducía que además del roscón sin relleno y del de nata, “también hay de crema y de trufa, pero la gente lo que más compra es tradicional o de nata, y sin favoritismos, por igual”. Además, como en el caso del resto de estas pastelerías y confiterías de la ciudad, solo elaboran y venden roscones para estas fechas y no durante el resto del año porque, como Nines afirmaba, “cada uno puede hacerlo cuando quiera, pero yo pienso que si se hace durante el año se pierde la tradición. Si solamente lo haces en estas fechas, la gente lo come como con más gusto y deseo, si también lo haces durante el año no tiene gracia.”

 

La pastelería ‘Maro Vallés’ también está recibiendo en estos días reservas de roscones para sus clientes,. Como ha contado una de sus dependientas, Puri Morchón,  “llevaremos unos 60 o 70 años elaborando roscones, y los días 5 y 6 de enero es sin duda el dulce más demandado, y sobre todo el que más el normal sin relleno, y  luego ya el que más sigue es el de nata”.

 

Troncos de Navidad de la pastelería 'Julián Arranz'. BORJA DE DIEGO PUENTE.

 

Y en la pastelería ‘Julián Arranz’, donde llevan ofreciendo a sus clientes roscones para estas fechas desde 1965 cuando abrió la pastelería, los más demandados “son el clásico sin relleno y el de nata más o menos por igual junto al de crema, que también se vende mucho, y los que menos se suelen vender son los de chocolate”, como ha narrado una de sus dependientas, Charo. Aunque también parece que otro postre tiene buenas ventas en estos días, además del roscón: el tronco de Navidad, que “se ha ido vendiendo bastante bien” .

 

Respecto a la fecha clave en la venta de roscones, por parte de las pastelerías de la ciudad está claro: el día 5 de enero es cuando la mayoría de vallisoletanos se pasa por estas para comprar sus roscones y llevarlos a casa. Este es para comprar y consumirlo directamente, como aseguraba Elena: “bien el mismo día o la propia noche de la cabalgata de Reyes que es cuando se suele comprar más. Al acabar la cabalgata, los papás se acercan con los niños y se compra el roscón, o bien el día 6 es ya a primera hora para desayunarlo o dejarlo”.