El Rey Emérito y la Infanta Elena acuden a una corrida de San Pedro con incertidumbre

Durante el paseíllo ha sonado el himno de España, que ha sido aplaudido por los tendidos.

Arrancaba la tarde taurina en Valladolid con incertidumbre y sorpresas. En la jornada del sábado se conocía la renuncia del torero peruano Roca Rey, auténtica revolución de la tauromaquia, que finalmente no podía hacer el paseíllo este domingo en Valladolid, debido a una lesión sufrida en la mano. En su lugar, le sustituye el torero sevillano Pablo Aguado, que el pasado viernes cortó cuatro orejas en la Maestranza de Sevilla, en lo que ha supuesto uno de los acontecimientos de los últimos años.

 

A esta sorpresa se sumaba una de última hora. A falta de Roca Rey, era otro monarca, el Rey emérito Juan Carlos, que junto a su hija, la Infanta Elena, acudía al coso vallisoletano para disfrutar de la corrida de San Pedro Regalado. Ambos miembros de la Familia Real se situaban en un tendido del 7, y eran recibidos con un gran aplauso del coso vallisoletano, que prácticamente colgaba el cartel de no hay billetes.

 

Durante el paseíllo ha sonado el himno de España, que ha sido secundado por los tendidos con una gran ovación.

 

 

el Rey Emérito y la Infanta Elena en el tendido 7 de la Plaza de Toros de Valladolid. JUAN G. TEJEDOR