El retraso en las obras de la calle de San Ildefonso obliga a posponer el cierre del Puente del Poniente al día 11

A. MINGUEZA

Las obras que transformarán este concurrido puente en Valladolid estaban previstas para esta semana, pero no se iniciarán hasta el lunes 11. Se prolongarán durante seis meses. 

El retraso en la apertura de la calle de San Ildefonso, que desde hace más de tres semanas permanece cortada al tráfico por una avería en una tubería, obligará a posponer el inicio de las obras del Puente de Poniente, que durante un periodo aproximado de seis meses sufrirá una profunda trasformación.

 

Tanto la Policía Municipal como la Concejalía de Movilidad y Seguridad Ciudadana dice que el Puente del Poniente no se cerrará (parcialmente) hasta que la calle Sal Ildefonso no sea practicable, pues entonces se podría producir un “colapso importante”. Estos cortes parciales (siempre se podrá circular por un carril) estaban anunciados para este miércoles, fecha en la que debería haberse reabierto  la calle de San Ildefonso. Las lluvias han retrasado las obras en la tubería, el compactado y el asfaltado de la vía.

 

Por eso, y tal como ha anunciado la Policía de Valladolid en su cuenta de twitter, no será hasta el próximo lunes cuando comiencen la intervención en este puente.  

 

El plazo estimado de duración de las obras será de unos 6 meses y afectarán al Puente del Poniente y a parte de la calle Vicente Montes en el tramo comprendido entre las calles Joaquín Velasco Martín y Arzobispo José Delicado en el que se ocupará parcialmente la acera y el carril derecho sentido centro.

 

En el Puente del Poniente los trabajos afectarán a la acera izquierda sentido centro y a los dos carriles colindantes con esta en horario de 7:00 a 19:00 horas.

 

Los trabajos permitirán que siempre esté abierto al tráfico de vehículos uno de los carriles y en el tramo más cercano al semáforo de la intersección con el Paseo Isabel la Católica, se mantendrán dos carriles de circulación.

 

Desde las 19:00 h hasta las 7:00 de la mañana siguiente se dejarán libres para la circulación dos carriles. Se habilitará un paso de peatones bien protegido que permita el tránsito de personas junta a la zona de obras. Todas estas obras pueden provocar retenciones en el tráfico en las calles del entorno de la zona de la obras.