El resultado les da igual

Aficionados del Atlético Valladolid, frente al Barça. A. MINGUEZA

Huerta del Rey presentó una gran entrada frente al Barcelona Lassa y la afición no dejó de animar ni cuando el Atlético Valladolid iba perdiendo por 14 goles.

El miércoles 8 de marzo quedará para la historia en el FC Barcelona por su hazaña en la sección de fútbol. Pero, lejos de la Ciudad Condal, Valladolid también tuvo su protagonismo con la de balonmano. Y es que Huerta del Rey volvió a disfrutar de una gran noche en las gradas, ya que en la pista el conjunto azulgrana sacó su artillería para llevarse la victoria.

 

El ascenso del Atlético Valladolid dio a su ciudad una nueva oportunidad de competir contra los mejores; y si en España hay un equipo que destaca ese es el Barcelona Lassa. Desde más de media hora antes del inicio el tráfico se colapsó en los alrededores de un Huerta del Rey que rozó el lleno, algo que era previsible viendo las largas colas para acceder al polideportivo.

 

La coincidencia con el partido de 'Champions' del otro Barça no fue un impedimento para una ciudad que ama el balonmano y que lo sigue demostrando. Nadie se quiso perder la visita del líder invicto. El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, y el concejal de Deportes, Alberto Bustos, ocuparon dos lugares en el palco, muy cerca de Mario Arranz, presidente de la entidad azulona.

 

El palco. A.MINGUEZA

 

Además, el comienzo del partido dio más esperanzas a unos aficionados con los pies en el suelo y conscientes de que el balonmano en Valladolid ya no es lo que fue. Al menos en la pista, puesto que en la grada la afición fue el octavo jugador durante todo el partido. Los seguidores azulones sacaron a relucir la colección de cánticos e intentaron levanta a su equipo, que poco a poco vio cómo la diferencia en el marcador aumentó.

 

Pero el resultado daba igual. La verdadera fiesta estuvo en la grada. Con una desventaja de 9 goles, los aficionados vallisoletanos siguieron animando como si el partido estuviera apretado. Con 12 abajo llegó el "Pucela, Pucela", antes de dar paso a los 2 minutos finales. En ese momento todo el polideportivo empezó a aplaudir y a cantar para dar el último empujón. Aunque la diferencia aumentó a 14, el "Vamos, vamos; vamos mi Pucela, que te llevo dentro de mi corazón" retumbó en un Huerta del Rey que tuvo su 'premio' con el último gol del Atlético Valladolid.

 

Aunque la bocina final no acabó con la fiesta. Todos los allí presentes se pusieron en pie para seguir aplaudiendo y alargar ese cántico ya tradicional cuando hay balonmano en Valladolid. Porque, una vez más, los amantes del deporte de la ciudad despertaron con un partido. Huerta volvió a vivir una gran cita.

 

A. MINGUEZA