El relato de un vallisoletano en México: "Ha sido un tirón súper fuerte, horrible, brusco, como nunca había sentido nada"

Pablo Muelas, residente en la capital de México, relata cuál esla situación en la ciudad tras sufrir un terremoto de magnitud 7.1 -el segundo en lo que va de septiembre- que ha derribado edificios y que deja por el momento más de cien muertos en el país.

"Ha temblado de arriba a abajo y se ha sentido un tirón súper fuerte, horrible, muy brusco, como nunca había sentido nada. Depende de la zona de la ciudad se han caído muchos edificios, sobre todo los más viejos". Este es el testimonio de Pablo Muelas, vallisoletano que desde hace varios años reside en la capital de México, una ciudad que este martes 19 de septiembre ha sufrido un seísmo de magnitud 7.1 que ha provocado derrumbamientos y que deja, en todo el país, más de un centenar de muertos por el momento.

 

"Yo estoy en una zona más firme, pero en las zonas más débiles ha arrasado, esta es una ciudad de contrastes" explica el de Valladolid sobre un temblor que ha tenido su epicentro entre Morelos y Puebla, "a unos 200 kilómetros, tipo Madrid con Valladolid", y que en la capital ha afectado sobre todo a las áreas de Colonia, Roma, Condesa, toda la zona centro, la del aeropuerto, y Álvaro Obregón. Ahí la destrucción ha dejado las calles llenas de escombros. "La ciudad está sobre el lago y el terreno no es firme, especialmente en algunas colonias y barrios; es carne de cañón para los sismos".

 

 

De hecho la fatalidad ha jugado con la Historia. Tal día como ayer, de hace 32 años, en 1985, Ciudad de México quedó debastada por otro seísmo, el peor en la historia del país, que dejó 10.000 muertos. "Justo ha habido un simulacro, la gente se ha confiado, y después ha llegado el temblo que ha arrasado con todo" explica Pablo Muelas sobre la terrible casualidad de que, dos horas antes de sentirse el terremoto, se producía un ensayo sobre los protocolos en casos de desastre natural, práctica habitual desde 1985.

 

"PRIMERO HA TEMBLADO Y LUEGO HA SONADO LA BOCINA"

 

"Cuando hay un temblor suena una sirena y la gente primero repliega, y luego evacúa. Pero este terremoto ha sido de la nada, primero ha temblado y luego ha sonado la sirena" recuerda Muelas, que reconoce que "estos dos últimos han sido duros" por los seísmos sufridos ayer y el pasado 8 de septiembre, cuando otro sismo de magnitud 8.2, el mayor registrado en los últimos cien años, azotó la zona sur del país.

 

La situación tras el temblo es complicada en la capital. A pesar de no estar en uno de los barrios más afectados, en la zona donde habita Pablo Muelas "estamos sin luz, y hay mucho miedo en la ciudad por las fugas de gas en los edificios viejos", un peligro que junto a las posibles réplicas pueden ser foco de más destrozos en un país que ha recordado la desgracia de 1985 pagando con nuevas víctimas.

 

REPORTAJE FOTOGRÁFICO APORTADO CON IMÁGENES COMPARTIDAS EN REDES SOCIALES Y WHATSAPP EN MÉXICO TRAS EL TERREMOTO.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: