El Recoletas se queda de nuevo a las puertas del triunfo ante Ivry (31-30) en el cierre del Torneo de Châtellerault

Los gladiadores azules volvieron a caer en el último segundo en un choque en el que los vallisoletanos dejaron buenas sensaciones y en el que compitieron de igual a igual ante otro rival de la liga francesa en su tercer partido en tres días

Ivry (31): Théophile Causse (2), Yoel Cuni Morales (3), Lucas Petit (2), Aymeric Zaepfel (5), Mate Sunjic (portero, 11 paradas), Benjamin Bataille (5), Leo Martinez (2), Jean-Emmanuel Kouassi (-), Louis Joseph (portero, 1 parada), Wilson Davyes (3), Antonin Mohamed (4), Jordan Yamdejeu (5), Adama Sako (-).

 

Recoletas Atlético Valladolid (30): Diego Camino (2), Nico López (2), Roberto Turrado (-), Dani Pérez (5), Adrián Fernández (2), Rubén Río (5), Carlos Calle (portero, 7 paradas), Arthur Patrianova (2), César Pérez (portero, 11 paradas), Álvaro Martínez (-), Miguel Martínez (1), Roberto Pérez (-), Robin Dourte (-), Jorge Serrano (3), Miguel Camino (2), Manu García (2), Víctor Rodríguez (4).

 

Árbitros: Excluyeron dos minutos a Benjamin Bataille, Leo Martinez, Wilson Davyes y Jordan Yamdjeu, del Ivry, y a Arthur Patrianova, Roberto Pérez y Manu García, del Recoletas Atlético Valladolid.

 

Pabellón: Omnisport (Châtellerault - Francia). Torneo Internacional de Châtellerault

El Recoletas Atlético Valladolid concluyó su participación en el Torneo Internacional de Châtellerault (Francia) con una derrota ante el Ivry (31-30). Otra derrota sellada con un gol de su rival en el último segundo pero que no empaña la brillante actuación de los gladiadores azules, que estuvieron muy cerca del triunfo.  Los vallisoletanos, en su tercer partido consecutivo en tres días, volvieron a dejar muy buenas sensaciones ante otro rival de la primera división francesa, la StarLigue, una de las competiciones más potentes de Europa.

 

Con dos derrotas sobre la bocina ante Ivry (31-30) y Dunkerque (31-30) y otra derrota más contundente ante Chambéry (37-24) los de David Pisonero cierran con nota esta dura prueba en Francia, en un torneo que les ha enfrentado a tres clubes de la potente liga gala, en los primeros compases de la pretemporada invernal. El Recoletas cumplió sus objetivos con creces: probar sistemas, mejorar planteamientos, dar minutos a toda la plantilla, repartir tareas… y, sobre todo, ser competitivos ante rivales a priori superiores.

 

El Recoletas notó ante Ivry el cansancio de tres partidos seguidos y en la primera parte jugó a un ritmo menor que días anteriores, pero mantuvo sus líneas maestras y su competitividad para plantar cara a su rival. Los galos lideraron el marcador en el inicio, pero con escasas ventajas (7-6, minuto 12). Los vallisoletanos llegaron incluso a empatar en varias ocasiones (9-9, minuto 17) y tuvo varias posesiones para ponerse por delante.

 

Pero en la recta final de la primera mitad varios errores consecutivos en lanzamientos permitieron a Ivry coger su mayor ventaja (16-13 al descanso), que pudo incluso incrementarse, aunque la labor de César Pérez en la portería fue brillante en esta fase.

 

Ivry no perdonó a la contra varias pérdidas seguidas del Recoletas y los franceses se escaparon en el inicio de la segunda parte (20-14, minuto 35). De nuevo, los gladiadores azules se sobrepusieron al cansancio y subieron su intensidad para intentar remontar. Rubén Río, con 5 goles en esta fase fue el más destacado y el Recoletas igualó la contienda (20-19, minuto 39). El mismo Rubén Río erró un penalti para empatar.

 

Los franceses aprovechaban mejor los errores del Recoletas, y varios goles a la contra o desde el pivote devolvieron su ventaja (25-20, minuto 45). Una diferencia que Ivry pudo manejar con tranquilidad en los siguientes cinco minutos y que parecía encarrilar la victoria (27-22).

 

No fue así. El Recoletas Atlético Valladolid sacó fuerzas de flaqueza y lo dio todo en defensa para intentar llevarse el partido. Remontó con un parcial a su favor de 1-6 para empatar (28-28, minuto 56) e incluso se puso con dos goles por delante (28-30, minuto 57), tras dos tantos de Nico López y Miguel Camino.

 

Sin embargo, los gladiadores azules no gestionaron bien esa pequeña renta y el conjunto galo consiguió empatar de nuevo, ya en el último minuto (30-30). Con amenaza de pasivo Víctor Rodríguez se vio obligado a lanzar fuera en mala posición y dejó los últimos 15 segundos a Ivry, que sentenció con un gol sobre la bocina (31-30).