El Recoletas Atlético Valladolid pierde su primera oportunidad de permanencia

Víctor Rodríguez, agarrado, trata de avanzar en un partido anterior

Los de Nacho González cayeron (29-26) en la pista del colista, el Frigoríficos Morrazo, y tendrá que esperar para certificar su salvación.

FRIGORÍFICOS MORRAZO (29): Pedro Hermones (portero), Moisés Simes (3), Álex Pombo (1), Eloy Krook (1), Dani Cerqueira (4), David García (4), Nikola Potic (6) -siete inicial- Eduardo Salazar (portero), Filip Vujovic (-), Serafín Pousada (1), Rubén Soliño (1, 1p), Suso Soliño (3, 2p), Alberto Casares (-), Alen Muratovic (5), Pablo Castro (-).

 

RECOLETAS ATLÉTICO VALLADOLID (26): Javi Díaz (Portero), Fernando Hernández (10, 7p), Rubén Río (4), Miguel Camino (4), Abel Serdio (2), Daniel Dujshebaev (1), Víctor Rodríguez (3) -siete inicial- Diego Camino (1), Roberto Turrado (-), Sergi Grossi (-), Alfonso de la Rubia (1), César Pérez (portero), Roberto Pérez (-), Gonzalo Viscovich (-), Jorge Serrano (-), Luisma Lorasque (-).

 

PARCIALES: 1-3, 4-8, 7-11, 9-14, 11-15, 13-15 -descanso- 14-16, 19-18, 22-20, 25-22, 27-24 y 29-26.

 

ÁRBITROS: Sebastián Fernández y Alberto Murillo. Excluyeron a Serafín Pousada (19’), Abel Serdio (24’, 44’), Dani Dujshebaev (24’), Filip Vujovic (45’), Miguel Camino (52’), Nikola Potic (55’).

 

PABELLÓN: Pabellón O Gatañal (Cangas), ante 1.700 espectadores.

El Recoletas Atlético Valladolid perdió ante el Frigoríficos Morrazo (29-26) su primera gran oportunidad de cerrar la permanencia en la Liga Asobal. La derrota, de nuevo fuera de casa, llegó después de que los visitantes desperdiciaran 6 goles de ventaja, logrados en la primera parte. Pero los de Nacho González no pudieron aguantar el tirón de los de Cangas, que mostraron su mejor cara en una segunda parte en la que maniataron a los gladiadores azules.

 

Con esta derrota, la 12ª lejos de Huerta del Rey, el Recoletas Atlético Valladolid tendrá que esperar una semana más para certificar su salvación, que podría conseguir la próxima semana si gana en casa al BM Villa de Aranda.

 

Fernando Hernández anotó 10 goles, su mejor marca esta temporada, y estuvo ayudado por Miguel Camino y Rubén Río, ambos con 4 goles. En el Frigoríficos Morrazo destacaron los 6 goles decisivos de Nikola Potic, así como los 5 de Alen Muratovic y los 4 de David García y Daniel Cerqueira.

 

A pesar de la derrota final, el Recoletas Atlético Valladolid salió a la pista de O Gatañal con una imagen muy diferente a la habitual fuera de casa, muy centrado y con muchas ganas de romper la dinámica negativa lejos de Huerta del Rey y cerrar cuanto antes su permanencia. El 0-3 de inicio fue el mejor indicio de la actitud luchadora y concentrada del equipo de Nacho González.

 

Los vallisoletanos buscaron sacar provecho de la crítica situación del Frigoríficos Morrazo, colista y con la ansiedad habitual de los equipos al borde del descenso. Así, la tranquilidad marcó estos primeros compases para el Recoletas Atlético Valladolid, que mantuvo esa diferencia durante muchos minutos. El 3-7 del minuto 8 abrió la primera brecha importante, aunque los locales remontaron (6-8, minuto 12).

 

Sin embargo, tras un tiempo muerto de Nacho González, los gladiadores azules volvieron a tomar ventaja, llegando a 6 goles de diferencia (9-15, minuto 22). Pero la recta final de la primera parte no fue positiva para los visitantes que sufrieron una doble exclusión en el minuto 24, Abel Serdio y Dani Dujshebaev, que permitió a los de Cangas anotar un parcial de 4-0 y llegar al descanso con 13-15, una renta mínima que animaba a los locales, que poco a poco mejoraban en defensa.

 

La plantilla vallisoletana volvió a la pista en la segunda parte sabiendo que el DS Auto Gomas Sinfín había perdido y que un triunfo en Cangas daba la permanencia matemática al Recoletas. Pero no fue suficiente para frenar la avalancha del equipo gallego.

 

Con los goles de Nikola Potic, el Frigoríficos Morrazo dio la vuelta al marcador, para ponerse por primera vez por delante (20-18, minuto 41). En veinte minutos el Recoletas Atlético Valladolid perdió el amplio colchón de 6 goles que llevaba en la primera parte debido a un terrible parcial de 11-3 para los de Cangas. El tiempo muerto de Nacho González no funcionó y el Frigoríficos Morrazo consolidó su ventaja (21-19, minuto 43) ante un Recoletas Atlético Valladolid incapaz de reaccionar.

 

Los gladiadores azules tuvieron un último empujón de rabia, y con los goles de Rubén Río y Miguel Camino de contraataque empataron el partido de nuevo (22-22, minuto 46). Pero la inercia y el control del choque pertenecía ya totalmente al Frigoríficos Morrazo. Tras el 25-23 del minuto 49 el Recoletas pidió un tiempo muerto para buscar una nueva reacción que ya no llegó.

 

El Frigoríficos Morrazo fue, poco a poco, aumentando su ventaja ante un rival incapaz de anotar con fluidez para romper la dinámica. Los gallegos alcanzaron 4 goles de ventaja (26-22, minuto 51) y aunque el Recoletas Atlético Valladolid intentó sin éxito remontar (27-25 minuto 56) el Frigoríficos Morrazo ya tenía completamente controlado el partido y se llevó la victoria (29-26).

 

Nacho González, entrenador del Recoletas Atlético Valladolid comentó tras la derrota: “Tuvimos un inicio de partido muy bueno para nosotros, jugando a lo que nosotros queríamos: defender, correr… ya que si íbamos a un partido igualado iba a ser complicado para nosotros. Incluso nos fuimos de hasta 6 goles. Sin embargo, una doble exclusión al final de la primera parte y varias pérdidas ha permitido a Cangas meterse en el partido”.

 

“Después ellos llevaron el encuentro a lo que ellos querían con un nivel defensivo alto, muy duros en la defensa al pivote. Tampoco hubo muchas exclusiones y nos costaba llegar al pivote”, comentó el entrenador. “Además, de nuevo tuvimos varias pérdidas de balón que dieron alas al Cangas”.

 

“En esta segunda parte nos costó mucho atacar ante una defensa más dura. No estuvimos bien en los lanzamientos a distancia ante una defensa muy cerrada. Y ellos en ataque jugaron bien con Alen Muratovic y David García, con el partido que ellos buscaban”, analizó Nacho González.