El Recoletas Atlético Valladolid madura contra Anaitasuna

Miguel Camino, sujetado por un rival. A.MINGUEZA
Ver album

Victoria trabajada de los azulones en un partido con continuos intercambios de golpes y grandes remontadas, de la que salieron con más fuerza (31-28).

ATLÉTICO VALLADOLID (19+12): Javi Díaz (1), Turrado (1), Fernando Hernández (2), Rubén Río (4), Abel Serdio (3), Miguel Camino (5) y Víctor Rodríguez (2). También jugaron: César Pérez (p.s.), Diego Camino (4, 1p), Nico López (2), Roberto Pérez, Viscovich, Jorge Serrano (3), Dujshebaev (3) y De la Rubia (1).

 

HELVETIA ANAITASUNA (14+14): Nordlander, Gastón (4), Filipe Mota (8, 5p), Nadoveza (6, 1p), Chocarro (5), Balenciaga y Ander Ugarte (2). También jugaron: Sergey Hernández (p.s.), Bazán, Garza, Etxeberria (1), Miguel Goñi (1), Oswaldo (1), Kisselev y Jokin Jiménez.

 

PARCIALES: 3-3, 6-8, 9-11, 11-11, 14-12, 19-14 -descanso-, 21-16, 23-18, 25-21, 27-23, 29-26 y 31-28.

 

ÁRBITROS: Álvarez Menéndez y Friera Cavada, de Asturias. Excluyeron con dos minutos a los locales Turrado, Diego Camino y Serdio, y al visitante Jokin Jiménez. Expulsaron a Garza, por recibir tres exclusiones.

 

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la Jornada 17 de la Liga Asobal. Alrededor de 2.000 espectadores presenciaron el encuentro en el Polideportivo Huerta del Rey.

Se presentó un partido clave para el Atlético Valladolid, al que le espera una segunda vuelta de vértigo en casa. Los hombres de Nacho González, conscientes de ello, supieron reaccionar a tiempo para dar la vuelta a un duro choque. En esta ocasión no fue Fernando Hernández quien acudió al rescate, sino que el equipo hizo piña y cada uno puso su granito de arena para sellar un importante triunfo (31-28).

 

El comienzo de los azulones fue dubitativo, como si estuvieran fríos. Helvetia Anaitasuna lo aprovechó y metió la directa para aprovechar cada error local. Ni siquiera Fernando Hernández, que hasta falló un penalti, se salvó.

 

Los visitantes se pusieron 4-7, tras cuatro pérdidas infantiles, el pequeño descanso le vino bien el Atlético, que se colocó a uno. Aunque solo fue un espejismo, puesto que el conjunto navarro logró su máxima diferencia (6-10).

 

El susto hizo reaccionar de verdad a los vallisoletanos, que empezaron a reducir la diferencia hasta llegar al minuto 20 con empate a 11. Sin duda, la clave estuvo en una defensa que secó el ataque navarro. Hasta siete minutos estuvo sin anotar Anaitasuna, pero antes de que lo hiciera el Atlético se puso por delante por primera vez en el encuentro (12-11 en el 21').

 

Pese a la remontada, Nacho González se mostró descontento, aunque por las decisiones de los árbitros, que también fueron reprochados por la grada. Los azulones ya habían carburado y hasta conectaron para marcar goles de bella factura, como el de Jorge Serrano desde el extremo, al cazar un balón imposible y mandarlo a la red. Diego Camino se apuntó a la fiesta y levantó al público con un gran amago en un penalti, que dejó sentado a Nordlander.

 

En el tramo final del primer tiempo apareció Dujshebaev para unirse a los buenos instantes. Marcó, recuperó y puso la calma necesaria para que su equipo se marchara seis goles arriba. Pero no logró mantener la ventaja, puesto que el último tanto fue de los visitantes para colocar el 19-14.

 

Tras regresar de vestuarios, los de Nacho González siguieron enchufados, aunque superaron una pequeña pájara en un parcial de 0-2. La garra y el acierto local les permitió alcanzar la máxima diferencia (25-18), con un gol de Javi Díaz desde su portería. Anaitasuna jugó todas sus cartas y llegó a atacar incluso con siete jugadores.

 

SUSTO Y CALMA

 

La precipitación por ver la portería vacía traicionó a los azulones, que encajaron cinco tantos seguidos. Con el 25-23, el técnico vallisoletano se vio obligado a parar el partido con un tiempo muerto que sentó bien a los suyos. Con los nervios calmados, recuperaron la ventaja de cinco goles (28-23), con dos de Miguel Camino, el máximo anotador del Atlético.

 

Los 'gladiadores azules' se hicieron mayores, pese a perder parte de la renta. Anaitasuna se colocó a solo tres de diferencia, pero no pasó ahí, gracias también a las últimas intervenciones de Javi Díaz. Finalmente, el conjunto dirigido por Nacho González se llevó el partido (31-28), el average -en tierras navarras el resultado fue de 27-25- y la satisfacción de superar a su rival en la clasificación.

 

El Atlético Valladolid, que termina la 17ª Jornada en la séptima posición con 16 puntos, tendrá más de una semana de descanso, aunque el próximo encuentro también lo disputará entre semana. Será el viernes 17 (20:30 horas) en casa del Bada Huesca, otro equipo de la zona media de la tabla.