El Real Valladolid vuelve al ataque con el caso Mariño

Diego Mariño. TRIBUNA

Finalmente, el club blanquivioleta presentó este jueves un recurso al Comité de Licencias de la LFP para que el portero pueda regresar a Valladolid este mismo verano.

El Real Valladolid no se resigna a quedarse sin Diego Mariño, toda vez que el portero diera la espantada hace ya más de dos semanas y se marchara cedido al Levante haciendo uso de una cláusula que le permitía agarrar las maletas en caso de descenso del equipo. El club presentó este jueves por la tarde noche la correspondiente reclamación, toda vez que la LFP le había dado la razón a los valencianos el miércoles, y es que a ojos del presidente Carlos Suárez en dicha cláusula se estipulaba que Mariño podía marcharse "en la temporada del descenso", por lo que, supuestamente, ya había expirado el plazo.

 

Ese se trata de uno de los argumentos fuertes del Pucela para tratar de recuperar al portero, pero no el único. Suárez ha expuesto en dicha reclamación que no se trata de algo lógico que Mariño pudiera marcharse sin el OK del club, ya que el guardameta se lo comunicó el día antes de marcharse al Levante.

 

La realidad, a día de hoy, es que el portero no ha sido presentado todavía con la blaugrana. Por si acaso. Algo lógico por parte del equipo valenciano hasta que la Liga de Fútbol Profesional termine de darles la razón, si es que lo acaba haciendo.

 

Por otra parte, Mariño cuenta con contrato con el Real Valladolid hasta 2018, de manera que si esta temporada se ascendiera a Primera División tendría la obligación de volver de su cesión. También está el tercero en discordia, el Villarreal, que podría recomprarle de nuevo al final de temporada, después de poder hacerlo este verano y decidir que no ejercía la recompra.

Noticias relacionadas