El Real Valladolid tumba al Mirandés con la cabeza

A. MINGUEZA
Ver album

Tres testarazos, un golazo y un penalti sirvieron al conjunto blanquivioleta para golear en el derbi ante el Mirandés (5-0).

 

REAL VALLADOLID: Becerra; Moyano, Álex Pérez, Guitián, Balbi; Jordán, Leão, Míchel (Sergio Marcos, min. 78); Villar, Mata (Raúl de Tomás, min. 76), Jose (Drazic, min. 84).

 

MIRANDÉS: Roberto; Pau Cendrós, Ortiz, Ruymán, Kijera; Eguaras (Provencio, min. 66), Javi Hervás (Álvaro Bustos, min. 54); Sangalli (Abdón, min. 54), Maikel, Guarrotxena; Pedro.

 

GOLES: 1-0, minuto 5: Jose; 2-0, minuto 33: Villar; 3-0, minuto 51: Mata (p.); 4-0, minuto 72: Mata. 5-0, minuto 85: Raúl de Tomás.

 

ÁRBITRO: Arias López, asistido en las bandas por Lamsfús Bartolomé y Vaquero Agama. Mostró tarjeta amarilla a los visitantes Ruymán y Guarrotxena.

 

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la Jornada 18 de LaLiga 1|2|3. 8. 032 espectadores presenciaron el encuentro en el Estadio José Zorrilla. Antes de comenzar, se guardó un minuto de silencio en memoria y homenaje a los fallecidos en el atentado en Estambul.

Se gustó el Real Valladolid ante un Mirandés que no compareció en Zorrilla. El Pucela fue dueño y señor de un partido que encarriló desde el principio. Tres tantos de cabeza, un penalti transformado por Mata y un golazo de Raúl de Tomás valieron tres puntos que colocan al equipo de Paco Herrera con 25, a dos del play-off de ascenso a Primera.

 

Poco después del pitido inicial se vio cómo iba a ser el partido. El Mirandés se dejó hacer desde el principio. Cedió el balón a un Real Valladolid que no le quemó y jugó a sus anchas con él. Además, no tardó en tener la primera ocasión, que fue doble; Álex Pérez mandó la pelota al larguero en un testarazo y en el rebote, también con la cabeza, Guitián la envió por encima de la meta visitante.

 

El Mirandés casi no tuvo tiempo para recuperarse del susto, puesto que un minuto después el Pucela anotó el 1-0. Javi Moyano, que salió al campo con un guante en la pierna derecha y una bandeja en la mano, sirvió un balón perfecto desde la derecha a Jose, que se lanzó en plancha para cabecear cruzado a la red.

 

A partir de ahí, el conjunto blanquivioleta se encontró bien, aunque el Mirandés ganó unos metros que de nada le valieron. Solo creó peligro en las acciones a balón parado, donde estuvieron cerca de encontrar el gol. Pero ni por esas. El Real Valladolid se mostró muy serio y terminó asestando otro golpe antes del descanso. La bombilla de Míchel se encendió para cambiar el juego hacia Moyano, quien volvió a usar su bandeja para, esta vez, servir el 2-0 a Juan Villar. El onubense también marcó de cabeza y dio más aire a los locales.

 

El balón era blanquivioleta y lo siguió siendo en el inicio de la segunda parte. El pobre partido de Mirandés se plasmó en un penalti innecesario sobre Jaime Mata, que este mismo se encargó de transformar. 3-0 en el minuto 51 para disfrute de los más de 8.000 espectadores que aguantaron el frío en Zorrilla.

 

Pero con una victoria sabe mejor, y un poco más todavía si el equipo logra arrancar los aplausos con su juego. El Mirandés intentó presionar tras el tercero, pero ni siquiera intimidó a los blanquivioletas. El centro del campo tuvo color local. Leão, Jordán y Míchel se gustaron y empezaron a avanzar con combinaciones, en las que también entraron los hombres de ataque.

 

No acabaron en gol hasta que Jose cogió un balón en la parte izquierda del área y puso un centro al primer palo para que Mata lo peinara y firmara su doblete particular. Con el tercer gol de cabeza y el 4-0 en el marcador, Paco Herrera comenzó a mover el banquillo para dar entrada a Raúl de Tomás, Sergio Marcos y Drazic.

 

Justo después del último cambio, De Tomás controló un balón antes de llegar al área, levantó la cabeza y sacó un disparo que sorprendió a Roberto. Un auténtico golazo para endosar la manita y ya tradicional goleada del último partido del año.

 

El Real Valladolid logró un triunfo que le permite coger más confianza, de cara al siguiente compromiso. Porque este será, a priori, complicado frente a un Getafe que ha crecido con el paso de las jornadas. Ambos equipos se medirán en la localidad madrileña el sábado a partir de las 16:00 horas.