Tribuna mini Saltar publicidad
Publicad autobus 800x800 file

El Real Valladolid sigue volando alto

Los jugadores del Pucela celebran el 1-0

Los blanquivioletas vencieron (2-1) al Granada en un partido en el que volvieron a mostrar su pólvora ofensiva.

REAL VALLADOLID: Masip; Antoñito, Kiko Olivas, Deivid, Nacho; Borja, Luismi; Iban Salvador (Míchel, min. 70), Óscar Plano (Gianniotas, min. 78), Hervías; Mata (Villalibre, min. 81).

GRANADA CF: Javi Varas; Víctor Díaz, Charlie, Menosse (Manaj, min. 81), Álex Martínez; Baena, Montoro (Espinosa, min. 62); Machís (Sergio Peña, min. 62), Pedro, Adrián Ramos; Joselu.

GOLES: 1-0, minuto 10: Mata; 2-0, minuto 80: Gianniotas; 2-1, minuto 85: Pedro.

ÁRBITRO: Cordeo Vega. Mostró tarjeta amarilla a los locales Iban Salvador, Borja, Hervías, Kiko Olivas, Nacho y Mata, y a los visitantes Menosse y Machís.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la Jornada 5 de LaLiga 1|2|3. 8.220 espectadores presenciaron el encuentro en Zorrilla.

El agridulce empate de León pronto ha quedado olvidado en Zorrilla. El Granada visitó al Real Valladolid con la intención de conseguir su primer triunfo, pero finalmente se marchó con el casillero de puntos igual que cuando llegó. Otro buen partido de los jugadores de ataque permitió a los de Luis César Sampedro sumar tres nuevas unidades, gracias a la victoria por 2-1 con los goles de Mata y Gianniotas.

 

El ambiente de partido importante se mascó desde el inicio. No se cumplió el primer minuto y el Pucela ya pisó área contraria para decir “aquí vengo a dar guerra”. Fue Óscar Plano quien tuvo la primera con un tiro blando antes del primer minuto. Mientras, los visitantes también quisieron meter miedo en el comienzo. Un robo en zona peligrosa permitió a Pedro sacó un duro disparo abajo que rozó Masip y golpeó en la parte exterior del poste.

 

La dinámica atractiva blanquivioleta tampoco faltó en este sábado. Cada vez que el balón llegó a tres cuartos del campo rival existió sensación de peligro. Una gran combinación entre Salvador, Luismi y Mata terminó con un picadita del último ante la salida de Javi Varas para hacer el 1-0.

 

El gol dio alas al Real Valladolid, que estuvo muy cerca de ampliar la ventaja en unos excelentes primeros 20 minutos. Además, las dos grandes ocasiones tuvieron a Mata y al exblanquivioleta Varas como protagonistas. En la primera, el portero repelió el disparo centrado con las piernas; mientras que en la segunda sacó la mano izquierda abajo para desviar a córner, en un auténtico paradón.

 

A esas oportunidades se sumó otra de Hervías, que lanzó una falta lateral y la pelota salió muy cerca del poste. A partir de ahí, el Granada se sacudió todo el chaparrón que le cayó y empezó a crear peligro. Machís disparó desde lejos, pero no tuvo éxito ya que el balón se marchó por encima del larguero. La más clara tuvo a Kiko Olivas como protagonista. El central, intimidado por Adrián Ramos, contactó con el balón y lo envió a su portería. Ahí apareció Masip para realizar una fantástica intervención y repeler a saque de esquina.

 

Aunque la última tuvo color local. Varas volvió a hacerse grande y, esta vez, ganó la batalla a Óscar Plano. El guion no varió tras el descanso y el Granada marcó, pero no subió al marcador porque Machís se encontraba en fuera de juego. Susto grande que no debilitó a un Pucela que trató de cerrar huecos y seguir mordiendo en ataque. Mata, de nuevo, rozó el segundo en una galopada desde el centro del campo. Finalmente, le faltó fuelle y disparó muy centrado.

 

Luis César no quiso sufrir, aunque con una ventaja tan corta era tarea casi imposible. Adrián Ramos estuvo a punto de lograr el empate, pero llegó forzado a rematar de cabeza y la pelota ni fue entre los tres palos. Los blanquivioletas apostaron por tener el balón y buscar el segundo sin prisa; de hecho, si no subía al marcador, tampoco pasaba nada. Hervías dejó un par de detalles de calidad tras la sustitución de Iban Salvador y hubo tiempo para que Gianniotas debutara.

 

El griego entró en el 78’ y dos minutos después marcó su primer gol con la blanquivioleta. Míchel le metió un buen balón al espacio y definió bien para superar a Javi Varas. El 2-0 también fue una rápida acción en ataque, de esas a las que este Pucela acostumbra a hacer desde la llegada de Sampedro para volar alto.

 

Aunque el Real Valladolid mantuvo su mala costumbre de sufrir. Eso sí, poco pudo hacer Masip ante el zapatazo de un Pedro que apareció solo por la frontal para recortar distancias y poner el toque de emoción al tramo final. Varas le sacó el tercero a Míchel justo en el 90’ y a Gianniotas ya en el último minuto, con dos intervenciones que hace unos años eran blanquivioletas. Finalmente, el 2-1 coloca a los pucelanos con 10 puntos para seguir creciendo.

 

Sin tiempo para descansar, una semana más, el Pucela afrontará el jueves la siguiente ronda de la Copa del Rey. Además, no será un partido cualquiera, puesto que vuelve a visitar a la Cultural Leonesa (jueves, 20:00 horas).

Noticias relacionadas