El Real Valladolid sigue vivo en su lucha por el play-off
Tribuna mini Saltar publicidad
Banner va ciudad pro%cc%81xima 800x800 tribuna file
Cyl dots mini

El Real Valladolid sigue vivo en su lucha por el play-off

Los jugadores del Real Valladolid celebran el gol de Borja ante el Numancia. LALIGA

El conjunto blanquivioleta venció por 0-1 en su visita al Numancia, gracias a un gol de Borja a balón parado.

CD NUMANCIA: Aitor; Medina, Elgezabal, Carlos, Saúl; Diamanka, Iñigo Pérez; Marc Mateu, Pablo Valcarce (Higinio, min. 80), Pere Milla (Nacho, min. 75); Guillermo (Manu del Moral, min. 63).

REAL VALLADOLID: Masip; Moyano, Kiko Olivas, Calero, Nacho; Borja, Míchel; Hervías (Anuar, min. 82), Toni (Gianniotas, min. 66), Óscar Plano (Antoñito, min. 90); Mata.

GOL: 0-1, minuto 78: Borja.

ÁRBITRO: Díaz de Mera. Mostró tarjeta amarilla al local Elgezabal y a los visitantes Óscar Plano, Calero y Míchel.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 38 de LaLiga 1|2|3, disputado en el Estadio de Los Pajaritos (Soria) ante 6.008 espectadores, 300 de ellos aficionados blanquivioletas.

Ahora sí, que sí, el Real Valladolid afrontó su primera final en Soria. A los blanquivioletas solo les valía la victoria contra el Numancia y se marcharon de Los Pajaritos con el objetivo conseguido (0-1). Lo hicieron en un partido de 0-0, en el que un gol de Borja en una acción a balón parado sirvió para sacarse la espina del día del Cádiz, sumar tres importantes puntos y continuar vivo en la lucha por el play-off.

 

Como si fuera una prolongación de la cita ante el Cádiz, el Numancia creó peligro nada más comenzar a balón parado. El centro lateral buscó el segundo palo, pero esta vez no encontró rematador. Los locales salieron con más ganas y lo demostraron jugando en el campo del Pucela. Saúl gozó de la más clara antes del minuto 10, en una jugada ‘maradoniana’ en la que se marchó de Míchel y salvó las entradas de Kiko Olivas y Moyano, aunque le faltó fuelle y su forzado disparo se fue rozando el palo. Primer gran susto y primera gran bronca de Masip a su defensa.

 

El Real Valladolid logró quitarse la presión inicial y empezó a pisar el área rival. Mata pidió dos penaltis y, tras el segundo, desesperó al portero y defensa numantina, que le reclamaron que no se tirase. Lo que valió fue la decisión del colegiado, quien no consideró suficiente el contacto y agarrón que hubo en cada acción.

 

Mata sacó las uñas y en un balón largo le comió la merienda a Carlos Gutiérrez, se internó en el área y, justo cuando iba a disparar, el mismo defensor metió la puntera para impedírselo, despejando a saque de esquina. Parecía que el equipo de Sergio González había despertado, pero el ritmo bajó poco después y fue el Numancia el que pisó más área. Una arrancada de Diamanka terminó con un disparo que se marchó a un lado de la portería de Masip, que todavía no había tenido que hacer una sola parada.

 

El descanso se acercaba y ambos equipos buscaron asestar un golpe al contrario. Un cabezazo de Óscar Plano no encontró portería; mientras que en el otro campo un error en la salida de Moyano permitió a los locales colgar un baló al área, donde el testarazo de Guillermo se fue demasiado alto. Pero nadie deshizo el 0-0.

 

Tras el paso por vestuarios, el partido quedó trabado por varias acciones en el centro del campo. En dos de ellas, Óscar Plano y Calero vieron la amarilla, que les impedirá estar en la próxima jornada frente al Albacete por acumulación. Fue lo más destacado -y negativo- en el primer cuarto de hora del segundo acto.

 

Arrasate movió el banquillo en busca de dar con la tecla para encontrar el gol. Aunque cerca estuvo de ello Mata, tras un buen balón de Toni que un rival despejó a córner. Precisamente, el murciano fue el primer sustituido de los visitantes. Mientras, Míchel gozó de una buena oportunidad en ese rato, pero su disparo desde la frontal se le fue demasiado a la derecha.

 

EL GOLPE

 

La igualdad era máxima y cualquier detalle podía declinar la balanza hacia un lado u otro. Así, el Real Valladolid se sacó la espina del gol encajado a balón parado con uno a favor. Míchel colgó una falta desde la banda izquierda y Borja entró con todo desde muy atrás, nadie le siguió y el gallego estiró su pierna derecha para rematar una pelota que terminó en la red.

 

El 0-1 hizo que al Numancia le entrara el agobio y asedió el área blanquivioleta. Pidió una mano de Anuar, que era, al borde del área, pero el árbitro la consideró involuntaria. Ya en la recta final, la ‘ley del ex’ estuvo a punto de hacer acto de presencia en Los Pajaritos, tras una buena jugada de Higinio, pero Masip atrapó el disparo para dejar el cero en su portería.

 

Tres importantes puntos para el Real Valladolid, que se coloca con 58 y mantiene vivas sus esperanzas del play-off. Abonado al sábado a las 16:00 horas, recibirá al Albacete el 12 de mayo.