El Real Valladolid se reencuentra con la victoria ante el Espanyol

Los jugadores del Pucela celebran el 0-1 frente al Espanyol. LALIGA

El Pucela volvió a ganar (0-2) en un partido con altibajos, pero en el que supo mantener el tipo para vencer gracias a los goles de Míchel (p.) y de Óscar Plano.

RCD ESPANYOL: Diego López; Javi López, Calero, Naldo, Dídac (Wu Lei, min.65); Marc Roca, Víctor Sánchez; Vargas (Piatti, min.74), Darder (David López, min.69), Pedrosa; Calleri.

REAL VALLADOLID: Masip; Moyano, Olivas, Sali (Joaquín, min.64), Nacho; Óscar Plano, San Emeterio, Míchel, Toni (Porro, min.75); Guardiola y Sandro (Ünal, min.60).

GOLES: 0-1, minuto 26: Míchel (p.); 0-2, minuto 90+4: Óscar Plano.

ÁRBITRO: Cuadra Fernández. Mostró tarjeta amarilla a los locales Víctor Sánchez y Javi López. Expulsó con roja directa al blanquiazul Calero.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 7 de LaLiga Santander, disputado en el RCDE Stadium ante 20.911 espectadores.

Les salieron bien las cosas al Real Valladolid en la mañana de este domingo en Barcelona, donde se impuso por 0-2 al RCD Espanyol. El Pucela tuvo altibajos, aunque se le puso el partido de cara con un gol de Míchel de penalti en la primera parte y la expulsión de Calero en la segunda. Para finiquitar, Óscar Plano sentenció con un tanto de volea en el último minuto.

 

El primer toque de atención lo dio el Pucela. Un cambio de juego de Míchel permitió a Sandro realizar un perfecto control orientado para sacar un disparo que se marchó a la derecha de la portería de Diego López. Salieron bien los de Sergio González, pero les duró poco el empuje inicial.

 

Y es que las primeras granes ocasiones fueron para el Espanyol. Calleri estrelló el balón en el poste en un remate tras una asistencia desde la derecha de Vargas; mientras que en uno desde la izquierda el argentino, prácticamente solo en el corazón del área, cabeceó centrado y Masip pudo atrapar la pelota.

 

Lo pasó mal en el primer cuarto de hora el Real Valladolid, presionado por un buen rival que, además, creó peligro en cada llegada. Finalmente, logró salir de su campo para pisar el contrario. Un importante respiro, mientras la afición local desplegó una pancarta en el minuto 18 en honor al técnico blanquivioleta (‘Bienvenido a tu casa, Sergio’), a la vez que protagonizó un cántico en su favor.

 

Se gustó el Pucela, que hiló una buena jugada para acabar con un disparo de Toni, tras asistencia de Sandro. Pero Diego López le robó el gol al murciano; de igual manera que hizo con Kiko Olivas justo en el saque de esquina posterior. Aunque la acción acabó en penalti, puesto que Óscar Plano recibió un codazo de Víctor Sánchez en el área pequeña. Míchel cogió la responsabilidad y engañó al portero blanquiazul, quien se lanzó a su derecha.

 

El 0-1, anotado en el 26’, supuso un chute de moral para el Real Valladolid, que siguió jugando en campo rival, aprovechando la inseguridad de su rival. Elevó la presión y mordió a los locales, asfixiándoles cada vez que trataron de mover el balón. Mientras, en ataque elaboró con paciencia, como en una clara ocasión de Sandro, que se topó con un gran Diego López y se marchó un día más -ya van 675- sin marcar.

 

Aunque a punto estuvo de marcharse al descanso con un injusto empate, ya que un centro de Dídac golpeó en San Emeterio y desvió la trayectoria hasta el lateral de la red. Apretó el equipo catalán en el tiempo de añadido en busca del premio, pero se topó con un excelente Olivas, que quitó la posibilidad de remate en área pequeña a Calleri.

 

Salvó la papeleta el Pucela, pero la segunda mitad comenzó de la misma manera. Vargas metió un buen balón a Pedrosa en el área, pero este remató desviado. Volvió a pasarlo mal el conjunto blanquivioleta, que rozó la tragedia en un disparo de Darder y en otro de Calleri; en el segundo Masip tuvo que meter la mano abajo para repeler la pelota.

 

LA PUNTILLA

 

Cuando peor estaba llegó una jugada importante. El exblaquivioleta Calero cometió un error que permitió a Guardiola correr solo hacia Diego López, pero el de Boecillo hizo falta a su excompañero y vio la roja directa. La jugada a balón parado acabó en gol de Joaquín, que había entrado por un Salisu con molestias, aunque el centra estaba ligeramente adelantado y el VAR terminó anulándolo.

 

A partir de ahí, el ritmo bajó y los acercamientos de ambos equipos no fueron tan peligrosos como antes. Los de Sergio González aguantaron el tipo y dieron el golpe definitivo en el último minuto, en una buena jugada colectiva que finalizó Plano con una volea a la red (0-2).

 

Así, el Real Valladolid se reencuentra con la victoria, que se le resistía desde la primera jornada, y se coloca con 9 puntos. El fútbol volverá para el próximo domingo (16:00 horas) a Zorrilla, donde recibirá a un Atlético de Madrid con hambre de victoria.