El Real Valladolid se la pega en Huesca

Antoñito se queja de un golpe. LALIGA

El Pucela naufragó en su visita al colista, quien le goleó (4-0) en un partido para olvidar.

SD HUESCA: Santamaría; Miramón, Etxeita, Pulido, Insua, Galán; Herrera (Musto, min.72), Rivera, Moi Gómez; Enric Gallego (Ferreiro, min.88) y Cucho Hernández (Ávila, min.77).

REAL VALLADOLID: Masip; Antoñito, Kiko Olivas (Anuar, min.82), Calero, Nacho; Borja, Alcaraz; Keko (Hervías, min.64), Plano, Toni (Ünal, min.55); Guardiola.

GOLES: 1-0, minuto 19: Enric Gallego; 2-0, minuto 50: Pulido; 3-0, minuto 53: Moi Gómez; 4-0, minuto 77: Ávila.

ÁRBITRO: Munuera Montero. Mostró tarjeta amarilla a los locales Cucho Hernández, Insua, Pulido, Musto, Moi Gómez y Javi Galán, y a los visitantes Anuar y Calero.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 22 de LaLiga Santander, disputado en El Alcoraz (Huesca) ante unos 6.000 espectadores.

Horrible. Así fue el partido del Real Valladolid en El Alcoraz. El Huesca, colista con 12 puntos tras 21 jornadas, no demostró ser el último clasificado, a diferencia de un Pucela que realizó el peor partido de la temporada. Con boquetes y sin contundencia en defensa, los oscenses Enric Gallego, Pulido, Moi Gómez y Ávila encontraron una autopista para marcar cuatro goles y hundir a los blanquivioletas (4-0).

 

El partido comenzó de manera muy atractiva. El Pucela pudo golpear primero, en un centro de Antoñito al segundo palo que cabeceó Alcaraz, pero Santamaría repelió el balón con la pierna y el brazo. Aunque los de Sergio González no debían descuidarse, ya que un error en defensa -con resbalón de Calero- permitió al Cucho poner una pelota a Enric Gallego, quien saltó para realizar un testarazo que, por suerte, fue al cuerpo de Masip.

 

Tras el intercambio de golpes inicial, el Real Valladolid lo buscó más, con Keko y Antoñito muy activos por la banda derecha. Pero las jugadas no encontraron el gol, a diferencia de una acción aislada de los locales. Pulido cortó un balón en su área, pegó un pelotazo, Kiko Olivas no acertó a despejarlo, Calero se durmió y Enric Gallego, más listo que nadie, se anticipó a este último para plantarse solo ante Masip y batirle en el mano a mano.

 

El 1-0 llegó a los 19 minutos y dejó algo frío al conjunto blanquivioleta, que continuó poco contundente en defensa. Enric Gallego, que marcó su primer gol con la camiseta azulgrana -venía de anotar 15 con el Extremadura en Segunda-, se hizo fuerte y creó muchos problemas a la zaga vallisoletana.

 

Después de superar el mal trago, la suerte se alió con el Huesca. Keko metió un peligroso balón al área que Santamaría no atajó y Etxeita lo despejó, pero se fue rozando el poste. No tuvo fortuna el Pucela, que perdió la fuerza inicial y se marchó al descanso por debajo en el marcador.

 

Por si fuera poco, la segunda mitad comenzó de la peor manera posible para los blanquivioletas, que encajaron dos goles casi consecutivos. El primero fue de un saque de esquina -sí, de maldito balón parado- que Pulido ganó a Olivas y cabeceó a la red, previo toque en la parte inferior del larguero; mientras que el segundo llegó tras una jugada desafortunada en el área que Moi Gómez resolvió a la perfección para el Huesca, que iba ganando 3-0 a los 53 minutos.

 

Un equipo que llevaba tres partidos sin marcar le metió tres al Real Valladolid en menos de una hora. Cosas que le pasan solo a él. Y es que hay días en los que no sale nada, como fue este en defensa, ya que el partido de Nacho, Calero y Olivas resultó demasiado flojo para las exigencias de Primera.

 

Lo menos malo para el Pucela es que tuvo media hora por delante para tirar de heroica. Alcaraz pudo poner la primera semilla, pero su lanzamiento de falta se marchó rozando el poste de la portería de Roberto. Llegó a marcar, tras una jugada de rebotes en el área, pero Óscar Plano estaba en fuera de juego y el árbitro Munuera Montero, tras consultar con el VAR, lo anuló.

 

No fue el día en ninguno de los aspectos, ya que poco después sí subió al marcador una jugada con posible fuera de juego de Ávila, que acababa de entrar al partido y batió a Masip para colocar el 4-0. A pesar de que restaba más de un cuarto de hora para el final, el partido se acabó ahí y los blanquivioletas se hundieron en El Alcoraz.

Noticias relacionadas