El Real Valladolid se impone a las contrariedades y se lleva tres puntos de oro en Lugo (0-2)
Tribuna mini Saltar publicidad
800x800 file
Cyl dots mini
Poste izquierdo file

El Real Valladolid se impone a las contrariedades y se lleva tres puntos de oro en Lugo (0-2)

Los jugadores del Pucela celebran uno de los goles en el Anxo Carro.

Weissman fue expulsado tras inaugurar el marcador, Roberto paró un penalti al borde del descanso y Toni hizo el 0-2 nada más volver de vestuarios

FICHA TÉCNICA

Lugo: Whalley, Canella, Ros, Xavi Torres, Campadabal (Iriome, min. 80), Pita (Seoane, min. 62), Hugo Rama, Señé, David Mayoral, Chris Ramos y Joselu (Barreiro, min. 55).

Real Valladolid: Roberto, Janko (Anuar, min. 75), Joaquín, Kiko Olivas (El Yamiq, min. 45), Javi Sánchez, Olaza, Roque Mesa (Aguado, min. 85), Alcaraz, Toni (Cristo, min. 60), Plano (San Emterio, min. 60) y Weissman.

Árbitro: Sagués Oscoz. Expulsó con roja directa a Weissman (min. 38). Mostró amarilla a Joaquín (min. 39), Javi Sánchez (min. 42), Ros (min. 51), Janko (min. 71) y San Emeterio (min. 95).

Goles: 0-1 (min. 10). Weissman. 0-2 (min. 53). Toni Villa.

El Real Valladolid sumó tres puntos de oro en su visita al Anxo Carro, después de conseguir encasquetarle al Lugo un 0-2 con los goles de Weissman, que fue expulsado, y Toni. En un choque loco por momentos, Roberto detuvo un penalti justo antes del descanso y con el tanto del canterano los de Pacheta se dedicaron a mantener el orden para sumar la segunda victoria de la temporada.

 

Y es que este Pucela es otro. Más allá de los momentos puntuales de nerviosismo hace algo más de una semana ante el Zaragoza, que sí dejaron visible que este equipo tiene camino por recorrer, está claro que Pacheta ha conseguido darle otro aire al equipo. Para empezar, el de la efectividad. Con Sergio costaba Dios y ayuda crear una ocasión, no hablemos ya de que esa ocasión se convirtiera en gol. No es lo mismo jugar contra un equipo de Primera que contra cualquiera de Segunda, pero lo innegable es que el Pucela ha visto puerta en sus tres primeros choques ligueros.

 

¿Y por qué? Pues porque Weissman está ahí. A la espera de cómo se acople Cristo, que debutó, y de la confirmación de Sergio León, el israelí parece dispuesto a destaparse este año. Apenas se llevaban diez minutos disputados cuando Roque Mesa filtró un pase espectacular. El delantero no estaba dispuesto a dejar pasar la oportunidad... y para adentro. Una de una. El Lugo de un viejo conocido como Rubén Albés se encontró de buenas a primeras con un escenario en contra, inesperado.

 

Pero si el conjunto gallego no había hincado la rodilla hasta el momento era por algo. Intentó el Lugo desperezarse del dominio blanquivioleta y, con el paso de los minutos, lo consiguió. No demasiada aproximación, no demasiado acercamiento al área de Roberto, pero el Pucela terminó por soltar el mango de la sartén que tan rápido había cogido. Hugo Rama probó desde lejos, un ex del Pucela como Chris Ramos buscaba las cosquillas. Y fue ahí cuando llegó el mambo.

 

Sagués Oscoz, el árbitro, decidió ser protanista. Es difícil saber por qué, pero a cinco minutos del descanso, a la salida de un córner, Weissman, hasta ahora bendecido, entró fuerte a Canella... y a la calle. Sí, sí, roja. Todo el mundo esperaba una amarilla al no verse intencionalidad, al ser la entrada de frente, al ser a la altura de la bota y no más arriba... pero roja. Así se quedó el Valladolid con diez y así se llegó al descanso. Y pudo ir a peor de no haber detenido Roberto un penalti en el añadido por una mano que a todas luces parecía involuntaria de Roque Mesa.

 

El paso por vestuarios demostró la valentía de este Pucela. Pacheta decidió no alterar el esquema pese a la expulsión, manteniendo la apuesta ofensiva con un hombre menos. El fútbol a veces premia al valiente y, pese a los contratiempos, los blanquivioletas supieron encontrar el premio. Sencillo. Recuperación de El Yamiq, que había entrado por Kiko Olivas, toque a Óscar Plano, que deja solo a Toni. El canterano se lía, remata como puede y gol. A veces el fútbol es fácil. En un pis pás 0-2 para los visitantes cuando corría el 54.

 

A partir de ahí fue un quiero y no puedo de los rojiblancos. Consciente el Pucela de que solo tenía que cuidar su ventaja con esmero pese a verse en inferioridad numérica, supieron los visitantes mantener ese orden necesario en defensa para que no hubiera algún traspiés innecesario. Hugo Rama terminó por desesperarse arriba, Manu Barreiro vio cómo se le anulaba un gol por fuera de juego que sí era. El cansancio hizo que terminaran de deshacerse como un azucarillo.

 

Así es como el Valladolid consiguió escapar con tres puntos de oro que le sitúan en la parte alta de la tabla, a la espera de visitar al Burgos en el primer derbi de la temporada. Ni siquiera un gol anulado a Alcaraz con participación de Cristo en el descuento con varios minutos de VAR de por medio pudo empañar la victoria.

Comentarios

MAC 30/08/2021 14:43 #3
El arbitro, un AUTENTICO PAYASO, este personajillo debería estar haciendo zanjas, que es para lo UNICO que debe estar preparado. Si realmente el Comité de Árbitros fuera profesional y se preocupara para dotar a los suyos de capacidad y formación para QUE FUESEN respetados, al personajillo este le mandarían a casa. Entonces empezaríamos a creer que son profesionales y no oportunistas para ganar unos euros.
AupaPucela 30/08/2021 10:07 #2
Vergonzoso arbitraje. No he visto en mi vida sacar una roja por esa entrada y el penalty de risa. Menos mal que teníamos el día, sino hubiéramos perdido.
Canutas 29/08/2021 22:06 #1
Vaya tarjeta roja a Weissman, entonces todas las entradas iguales ,serán "roja" para todos los equipos ¿no?.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario:

Noticias relacionadas

Poste derecho file