El Real Valladolid se golpea a sí mismo en Reus
Cyl dots mini

El Real Valladolid se golpea a sí mismo en Reus

El Reus celebra uno de los goles ante el lamento de los blanquivioletas

Los blanquivioletas perdieron 2-0 ante un equipo que no se jugaba nada y afrontarán la última jornada dependiendo de lo que haga el Huesca para meterse en play-off.

CF REUS: Badía, Benito, Olmo, Atienza, Miramón, Garai, Folch, Vítor (Guzzo, min. 89), Fran Carbiá (Ricardo Vaz, min. 74), Haro y Máyor (Edgar Hernández, min. 80).

 

REAL VALLADOLID: Becerra; Moyano, Lichnovsky, Álex Pérez, Balbi; Leão, Jordán (Álex López, min. 59); Jose, Míchel (Sergio Marcos, min. 82), Espinoza (Drazic, min. 62); De Tomás.

 

GOLES: 1-0, minuto 21: Vítor; 2-0, minuto 23: Alberto Benito.

 

ÁRBITRO: Cuadra Fernández. Mostró tarjeta amarilla a los locales Máyor y Fran Carbiá, y a los visitantes Jordán y Álex López.

 

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la Jornada 41 de LaLiga 1|2|3. 3.869 espectadores presenciaron el encuentro en el Muncipal de Reus, con representación de la afición blanquivioleta.

Si la semana pasada el Real Valladolid golpeó al Getafe para quedarse en el play-off, en esta ocasión se ha herido a sí mismo para salir de él. Con todo a favor, los de Paco Herrera perdieron por 2-0 frente a un Reus que no se jugaba nada y encarriló su triunfo en dos minutos. Los blanquivioletas, desaparecidos en combate, se quedaron con cara de tontos por la oportunidad perdida.

 

El balón rondó más el área blanquivioleta durante los primeros 10 minutos, pero tampoco con mucho peligro. El Pucela solo se acercó en un par de acciones, una de ellas a balón parado, aunque no asustó. Sí lo hizo en dos jugadas de sus laterales, en las que Moyano y Balbi se impusieron a sus marcas para meter sendas pelotas en busca de rematadores.

 

A partir de ahí el partido cogió algo más de ritmo. Raúl de Tomás entró en juego y empezó a calentar motores. Pero, pese a que el Reus no se disputaba nada, el rival hiló un par de acciones buenas para que la zaga vallisoletana no se despistara. Y en la primera clara no perdonó. Una falta directa en la frontal, cometida de forma innecesaria por Míchel, terminó en la jaula tras el lanzamiento de Vítor.

 

El 1-0 no espabiló al Pucela y dio más alas al conjunto catalán que, dos minutos más tarde, marcó el 2-0. Un zapatazo de Alberto Benito acabó en la escuadra de la portería de Becerra, quien se estiró para nada. Solo habían pasado 23 minutos y el encuentro se le puso muy cuesta arriba a los de Paco Herrera.

 

Con el Real Valladolid grogui, el Reus pudo hacer más daño. La facilidad con la que disparaban los locales era asombrosa para la tensión que debía mostrar los pucelanos. La defensa hizo aguas y el larguero evitó el tercero tras un testarazo de Fran Carbiá. No sabía por dónde le venían. Haro también tuvo la suya después de entrar sin oposición hasta la cocina, pero su disparo salió rozando el poste.

 

Lo mejor que le pudo pasar es que llegara el descanso. Porque las últimas intentonas de Raúl de Tomás y Espinoza tuvieron el mismo resultado: un resbalón. No fue la mejor primera parte del Pucela, aunque puede estar entre las peores de la temporada.

 

El paso por vestuario sirvió para que los de Herrera salieran enchufados. No pasaron ni dos minutos cuando Espinoza se plantó en el área y gozó de la más clara hasta el momento para los suyos; pero el argentino no definió bien al cruzar demasiado su disparo. Míchel también dispuso de una golosa poco después. Jordán puso un centro de mimo y el valenciano cabeceó el esférico, casi en el área pequeña, desviado.

 

CON LA ATENCIÓN EN EL ALCORAZ

 

Aquel arreón no fue a más. El Reus se recompuso y tuvo alguna oportunidad para ampliar la ventaja. El reloj corría y el Pucela se desquiciaba. Los cambios no aportaban más de lo que había y los blanquivioletas pasaron a jugar únicamente en el Huesca - Numancia. La victoria del Cádiz hacía que no dependieran de sí mismos en la última jornada y con el empate de los oscenses estaban fuera del play-off.

 

De Tomás gozó de una falta en la frontal y de un cabezazo, pero en ambas ocasiones el balón se marchó cerca del poste. Además, para que Becerra no se durmiera Ricardo Vaz le puso a prueba con un potente tiro que el cancerbero se quitó como pudo.

 

No pasó más y el Real Valladolid firmó media sentencia de permanencia en Segunda. Para meterse en el play-off deberá lograr más puntos que el Huesca en la última jornada. Los oscenses visitan a un Levante ya ascendido, mientras que los blanquivioletas recibirán a un Cádiz que quiere mantener el cuarto puesto y apurar sus opciones de ser tercero. Ambos partidos se disputarán el sábado 10 de junio a las 20:30 horas.