El Real Valladolid se borra ante el Levante

Villar se lamenta tras una ocasión fallada. ANDRÉS DOMINGO
Ver album

Pésima imagen, una vez más, del conjunto blanquivioleta, que encajó una contundente derrota (0-4) frente al líder.

REAL VALLADOLID: Pau Torres; Markel, Á. Pérez, Guitián, Balbi (Ángel, min. 46); Leão (Anuar, min. 75), Jordán, Á. López, Míchel (De Tomás, min. 58); Jose y Villar.

 

LEVANTE UD: Raúl; Pedro López, Rober, Toño, Postigo; Jefferson Lerma, Nato Insa (Verza, min. 46); Montañés (Morales, min. 67), V. Casadesús (Espinosa. min. 88), Jason; Roger.

 

GOLES: 0-1, minuto 25: Roger (p.); 0-2, minuto 38: Sergio Postigo; 0-3, minuto 74: Morales; 0-4, minuto 78: Jason.

 

ÁRBITRO: Medié Jiménez. Mostró tarjeta amarilla a los locales Pau Torres, Jordán.

 

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la 29ª Jornada de LaLiga 1|2|3. 8.563 espectadores presenciaron el encuentro en el Estadio José Zorrilla.

De golpe en golpe y tira porque le toca. Así deambula el Real Valladolid por Segunda en esta temporada. Este sábado recibió a un Levante líder y que no se anda con bobadas; si puede, te mata. Y eso fue lo que ocurrió, ante la falta de actitud de un equipo que no sabe adónde va. Uno tras otro, el Pucela encajó cuatro goles -dos en cada parte- que le hunden un poco más.

 

Desde el inicio se pudo intuir que la tarde no iba a ser positiva para los de Paco Herrera, que no estuvieron cómodos hasta la segunda mitad. Porque el Levante no le dejó avanzar en el campo, cerrando espacios, aunque realmente tampoco tuvo que emplearse muy a fondo para ellos.

 

Sin prácticamente sudar, el conjunto granota se puso 0-2, con Pau Torres como protagonista en ambos tantos. En el primero, cometió penalti sobre Roger y el mismo exblanquivioleta se encargó de transformarlo; aunque no lo celebró. Mientras, el segundo llegó tras un balón envenenado de Sergio Postigo que, sin ir a mucha velocidad, superó al portero local.

 

Los pitos comenzaron a ganar presencia en un Zorrilla que empezó con la ilusión de siempre y acabó más decepcionado que nunca con su equipo. Porque de nada sirivieron los intentos del Pucela nada más regresar del descanso. Jose trató de llevar el mando en ataque, pero no resultó efectivo. Juan Villar apareció poco y, una vez más, la conexión de ambos con los centrocampistas brilló por su ausencia.

 

Con el reloj corriendo y la desesperación aumentando, el Levante siguió con la calma y aprovechó para asestar los dos últimos y definitivos golpes en cuatro minutos, del 74 al 78. Morales, primero y después de quedarse solo ante Pau, y Jason agrandaron la herida blanquivioleta, que terminó desangrándose.

 

Además, tuvo que sufrir prácticamente solo los últimos diez minutos, puesto que los aficionados vallisoletanos empezaron a abandonar Zorrilla tras el 0-4. Algunos aguantaron, aunque simplemente lo hicieron para protagonizar una sonora pitada en la despedida.

 

El Real Valladolid tendrá más de una semana para cambiar una mentalidad que necesita de un buen psicólogo. El próximo domingo, 19 de marzo, visitará a la AD Alcorcón (16:00 horas), que abrió esta jornada con el empate a cero en casa del Elche.