El Real Valladolid saca el pico y la pala en Cádiz

Jordán y Míchel celebran el gol, ante la presencia de Villar. LFP

Tuvieron que luchar de principio a fin los jugadores blanquivioletas para lograr una victoria por la mínima (0-1) y acabar la primera vuelta con 31 puntos.

CÁDIZ CF: Cifuentes; Carpio, Aridane, Sankaré, Brian (Gorka Santamaría, min. 83); Abdullah (Aitor García, min. 69), Eddy; Salvi (Dani Güiza, min. 58), Rubén Cruz, Álvaro; Ortuño.

 

REAL VALLADOLID: Becerra (Pau Torres, min. 81); Moyano, Á. Pérez, Guitián, Balbi; Leão, Jordán, Á. López, Míchel; Villar (Sergio Marcos, min. 69) y Mata (De Tomás, min. 68).

 

GOL: 0-1, minuto 17: Jordán.

 

ÁRBITRO: Medié Jiménez. Mostró tarjeta amarilla a los locales Rubén Cruz, Aridane y Dani Güiza, y a los visitantes Míchel, Moyano y Pau Torres.

 

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la Jornada 21 de LaLiga 1|2|3.

Sabía el Real Valladolid que para lograr la victoria en el Ramón de Carranza debía trabajar duro, porque nadie había vuelto a ganar en Liga desde que lo hizo el Oviedo el 25 de septiembre. Pero el equipo dirigido por Paco Herrera supo jugar en la primera mitad y aguantar en la segunda para llevarse los tres puntos (0-1) y acabar la primera vuelta con 31.

 

Los dos equipos salieron a por el partido desde el inicio y así lo demostraron. Aridane, exblanquivioleta, impidió el remate de Mata, tras una buena asistencia de Villar, antes del minuto dos para empezar el encuentro con fuerza. El susto pasó de un área al otro poco después, cuando el Cádiz dispuso de una doble oportunidad. Salvi, primero, cabeceó un balón al larguero, Becerra se durmió no atrapó el esférico y Ortuño metió la punterita con la intención de mandarlo a la red, pero finalmente salió rozando el poste.

 

El Pucela se encontró cómodo con el rombo en el centro del campo. Jordán, Álex López y Míchel se encargaron de subir el balón en ataque hilando jugadas de bella factura en algunas ocasiones. Aunque los minutos pasaron y los blanquivioletas no eran capaces de disparar entre los tres palos. Tuvo que tomar la iniciativa Jordán, quien sacó un latigazo que Cifuentes no acertó a despejar y el balón entró en la meta cadista.

 

Un 0-1 que sirvió a los visitantes para soltar las piernas y coger aire. Pero no les duró mucho la tranquilidad, ya que el Cádiz se adueñó de las oportunidades hasta el descanso. Las bandas locales coparon todo el protagonismo. Por ahí nacieron esas ocasiones de las que se salvó el conjunto blanquivioleta.

 

Guitián estuvo muy atento en una jugada de Carpio por la derecha para anticiparse y despejar la pelota a saque de esquina. El sufrimiento continuó en dos balones aéreos que terminaron en la cabeza de Rubén Cruz. Uno en una falta lanzada por Brian, otro ex, que salió cerca del larguero; y el segundo en un centro desde la izquierda en el que Becerra se tuvo que emplear a fondo para despejar el testarazo.

 

El Cádiz robó la pelota al Pucela en la segunda mitad y este sufrió mucho. Aunque las jugadas más peligrosas llegaron en acciones a balón parado. Becerra volvió a mostrar una inseguridad impropia de un portero que defiende la meta de un equipo aspirante al ascenso. Por fortuna para el Real Valladolid, los amarillos no se mostraron acertados, al contrario que la zaga visitante, que cuajó un buen partido. Todos en defensa se pusieron el mono de trabajo y cogieron el pico y la pala para mantener el resultado.

 

Igual que Mata, quien lo dio todo sobre el campo, pero una vez más se mostró sin acierto. De hecho, en la más clara de la segunda parte tuvo que ceder el balón a Míchel porque se quedó sin opciones. El ‘21’ disparó dos veces, pero un tiro se estrelló en un defensa y otro lo atrapó Cifuentes.

 

Cada balón aéreo del Cádiz al área blanquivioleta era un suplicio para los de Herrera. Becerra no se atrevió a salir en unas y en otras lo hizo de manera desafortunada. Aunque para mala suerte la acción en el tramo final del partido, en la que el portero cayó lesionado y tuvo que retirarse. Pau Torres ocupó su lugar y, frío, no intervino demasiado, pese a que el conjunto gaditano se volcó en ataque.

 

Finalmente, el Pucela aguantó el chaparrón y se llevó el mejor botín de la capital andaluza. Así, finaliza la primera vuelta con 31 puntos que le permiten empezar la segunda en plena lucha por la zona noble de la clasificación. El próximo sábado, a partir de las 16:00 horas, el equipo blanquivioleta volverá a jugar como visitante, aunque esta vez en el feudo del Real Oviedo.