El Real Valladolid Promesas podría disputar una fase de ascenso a Segunda División

Luis Rubiales, presidente de la RFEF, en la Asamblea General de junio de 2019 en la Ciudad del Fútbol

La RFEF propone dar por finalizada la Liga y no habrá descensos en Segunda División B y resto de categorías.

En el transcurso de la tarde de hoy martes, el presidente de la RFEF, Luis Rubiales ha enviado una carta a sus homólogos de las federaciones territoriales con el fin de dar a conocer un conjunto de reflexiones que surgen tanto de la reunión que esta mañana tuvo lugar con el Consejo Superior de Deportes, como del trabajo de análisis interno realizado y de la conveniencia de proyectar el futuro inmediato del fútbol nacional.

 

En la reunión se ha trasladado al CSD la necesidad de un marco de seguridad jurídica, social y económica para proteger tanto a los clubes españoles como a sus deportistas. En este sentido, la RFEF articulará una ronda de contactos a través de los presidentes de las territoriales para conocer todas las sensibilidades de los agentes del fútbol y que se pondrán en común la próxima semana en una nueva Comisión de Presidentes Territoriales.

 

En el sondeo a todos los colectivos del fútbol se planteará dar por finalizada la competición regular mediante un mecanismo express planteado a través de un modelo uniforme en todo el fútbol no profesional español llevado a cabo de la misma manera en todas las Comunidades Autónomas.

 

Se desarrollaría un mecanismo express de ascensos mediante un sistema de 'play-off' a partido único, a ser posible con sistema de concentración, con el fin de garantizar, al menos, el mismo número de ascensos que estaba previsto en el inicio de la competición.  

 

En esta situación excepcional, no habría descensos en la presente temporada. En este sentido, se trabajarían los mecanismos oportunos para incrementar el número de equipos por grupo o creación de nuevos grupos con una vigencia máxima de tres o cuatro temporadas hasta que se acometa de manera planificada la pertinente reestructuración que convierta en elite las competiciones no profesionales mediante un equilibrio económico sostenible y adecuado.

 

En una situación como la actual en Segunda División B, el Real Valladolid Promesas jugaría por el ascenso y el resto de la clasificación quedaría tal cual sin que la posición afectara para la próxima temporada que iniciarían todos los equipos. Equipos como el Unionistas CF, en puestos de promoción de descenso, quedarían encuadrados, por lo tanto, en el mismo grupo de Segunda B y no vería peligrar la perdida de categoría.

 

En Segunda B la idea de la RFEF pasa por resolver los cuatro ascensos en una misma sede con varios campos de fútbol donde se disputarían eliminatorias a partido único entre los 16 clubes que ahora mismo ocupan el play off. Los cruces se disputarían en el formato actual de campeones entre sí para que suban dos, y el resto por eliminatorias. Se escucharán otras posibles formas de resolver los ascensos. Según esta fórmula el filial del Real Valladolid disputaría esta promoción al ser uno de los cuatro mejores del Grupo II, en el que están encuadrados equipos de Castilla y León, País Vasco y Navarra.

 

Además de Segunda B también estas actuaciones se llevarían a cabo en Tercera, en las competiciones de ámbito estatal del fútbol femenino y fútbol sala así como en todas las competiciones estatales de la categoría juvenil.

 

En Tercera, por ejemplo, la situación actual del grupo VIII con el Atlético Tordesillas, único representande presentes la situación es la que se ve en la imagen. 

 

 

En este caso el ascenso de Tercera a Segunda B se disputaría en sede neutral y subirían 18 equipos, uno de cada Tercera. De esta forma la categoría de bronce tendría entre 20 y 21 equipos divididos en cuatro o cinco grupos. Después cada año habría más de cuatro descensos para volver en un tiempo menor a cinco años al formato actual. 

 

Respecto a las categorías inferiores también se abre el debate a sobre cual es el modelo idóneo para la finalización de las competiciones partiendo de una premisa que está por encima de las competiciones como son los estudios de los futbolistas y su salud y la de sus familiares dando opción si así se acuerda a dar por finalizadas las competiciones.

 

Respecto a la operatividad del nuevo escenario, la RFEF mantendrá la Comisión Mixta para ofrecer garantía a los jugadores y facilidades de pago a los clubes. Además, el Fondo de Garantía Salarial se multiplicará por dos para subsanar cualquier contingencia inesperada.