El Real Valladolid no da la talla ante el Huesca
Tribuna mini Saltar publicidad
2 file
Cyl dots mini

El Real Valladolid no da la talla ante el Huesca

El colista, que hasta ahora solo había ganado un partido en la liga, salió a comerse al Pucela que en ningún momento estuvo en el campo. La etapa de Sergio pudo haber llegado a su fin.

Se plantaba el colista en Zorrilla en lo que era una final y oportunidad única para dejar atrás a un rival directo por la permanencia, pero el Real Valladolid decidió no dejar salir este partido y dejarse dominar por un Huesca con mucha más hambre y que tan solo defendiendo consiguió una sonrojante goleada para los intereses blanquivioletas que han firmado uno de sus peores partido en mucho tiempo. Sin garra, sin ambición y con una endeblez mental indigna de un equipo de Primera División. El gol de Toni Villa en el descuento no empaña el mal juego del equipo en lo que puede haber sido el último encuentro de Sergio González en el banquillo del Real Valladolid.

 

Si ante el Levante en Copa del Rey se habían reservado jugadores clave para darlo todo en este partido parece ser que no surtió demasiado efecto o bien el partido no se tomó con importancia que se debía el choque para muchos crucial, de dejar a diez puntos al Huesca, a tenerlo a cuatro y problamente a acabar la jornada en puestos de descenso.

 

El equipo ahora dirigido por Pacheta ha logrado su primera victoria, la segunda de la temporada con una gran solidez defensiva y gracias a un 'hat-trick' de Rafa Mir, el auténtico protagonista del primer triunfo también para Pacheta, el nuevo técnico de los blaugranas desde hace tres jornadas.

 

Los altoaragoneses avisaron antes de la media hora con varios acercamientos peligrosos, pero no fue hasta el minuto 37 cuando llegó el primer tanto de la noche. La jugada nació en el costado derecho y Maffeo sacó un centro exquisito para que Rafa Mir -en el área pequeña- picase el cuero para batir a Masip con mucha solvencia.
 

La pareja Maffeo-Mir dio más frutos al Huesca a los cinco minutos de la reanudación. En esta ocasión fue tras un balón sin dueño que acabó en los dominios del ariete murciano, que la acomodó con astucia, la golpeó en dos ocasiones y se quedó en franca posición para chutar al palo más alejado. El gol mató las esperanzas de los blanquivioletas, apenas sin llegadas a la porterías oscense, que una vez más parecía no estar jugando en casa y dejarse dominar por su rival.
 

Y para colmo del Pucela llegó el tercero, otra vez en botas de Rafa Mir, que culminó su primer triplete como profesional en la competición doméstica. El delantero del Huesca hizo una buena pared con Daniel Escriche, tras un pelotazo en largo y sorprendió a Masip con un disparo cruzado desde fuera del área. Toni Villa, en el tiempo de descuento, puso el 1-3 para cerrar un partido que complica el futuro a los de Sergio González, todavía fuera del descenso de forma provisional.

Noticias relacionadas