El Real Valladolid empieza el curso con una sufrida victoria
Cyl dots mini

El Real Valladolid empieza el curso con una sufrida victoria

Guardiola, Olivas, Plano y Guardiola celebran el 0-1 en el Villamarín. LALIGA

El Betis jugó con uno menos desde el inicio del partido y el Pucela tuvo que esperar hasta el minuto 89 para que Óscar Plano volviera a adelantar a los suyos (1-2)

REAL BETIS: Joel; Emerson, Bartra, Sidnei, Pedraza; Javi García, William; Joaquín (Dani Martín, min.10), Fekir, Tello (Juanmi, min.83); Borja Iglesias (Loren, min.46).

REAL VALLADOLID: Masip; Moyano, Kiko Olivas, Sali, Nacho; Antoñito (Waldo, min.55), Alcaraz (Anuar, min.76), Míchel, Plano; Sandro (Ünal, min.15) y Sergi Guardiola.

GOLES: 0-1, minuto 63: Sergi Guardiola; 1-1, minuto 69: Loren; 1-2, minuto 89: Plano.

ÁRBITRO: Jaime Latre. Mostró tarjeta amarilla a los locales Emerson y Pedraza, y a los visitantes Plano, Alcaraz, Moyano, Míchel, Anuar y Antoñito. Expulsó con roja directa al portero local, Joel.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la Jornada 1 de LaLiga Santander, disputado en el Benito Villamarín ante 51.497 espectadores.

No empezó nada bien el domingo para el Real Valladolid. La convocatoria provocó extrañas sensaciones en los aficionados blanquivioletas, que descubrieron -al tiempo que casi todos- que Barba arrastra una sanción de Italia y que algunos jugadores, como Fede San Emeterio, no están inscritos en LaLiga.

 

Pero el Pucela debía dejar a un lado esos temas, en los que nada se podía hacer ya, para centrarse en el partido. Y lo hizo. Cierto es que se le puso pronto de cara con la expulsión de Joel, pero este equipo es de sufrir y hacer sufrir. Loren igualó el gol previo de Guardiola, pero finalmente Óscar Plano, que se quedó en el campo por unas molestias de Alcaraz, marcó el definitivo 1-2 en el minuto 89 para que todo acabara de la mejor manera posible.

 

Poco tardó en ‘entrar’, ya que Sandro probó con un disparo desde fuera del área que se marchó desviado. Se mostró bien plantado en el terreno de juego el equipo de Sergio González, que a punto estuvo de liársela a su rival a los 8 minutos.

 

Un excelente pase al hueco de Sergi Guardiola dejó solo a Sandro ante Joel, que se vio obligado a derribarle en la frontal, cuando el delantero ya había esquivado su salida. El árbitro no se lo pensó y sacó la roja al cancerbero. Se frotó las manos el Real Valladolid, aunque tardó poco en llevárselas a la cara cuando el ariete grancanario pidió el cambio por unas molestias en la parte posterior del muslo.

 

Así las cosas, entre la expulsión y los cambios -Joaquín salió del campo para que entrara el portero suplente Dani Martín-, pasaron 7 minutos hasta que se lanzó la falta. El disparo de Alcaraz golpeó en el brazo de un contrario que se encontraba en la barrera, pero el colegiado, apoyado en el VAR, no consideró que fuera infracción.

 

El guion inicial varió en la superioridad pucelana, que pasó a tener más el balón y a acercarse con constancia al área verdiblanca. Pero el Betis cuenta con jugadores talentosos en ataque ansiosos de aprovechar cualquier mínima oportunidad. Y así estuvo a punto de suceder. Antoñito, de manera incomprensible, no finalizó una acción en el área y decidió pasar el balón hacia la media luna. Pero allí no había nadie y los locales comenzaron una contra en la que Tello llegó al área contraria para terminar la jugada con un disparo raso que atapó Masip.

 

Y es que a Antoñito parecía que se le había olvidado acabar las jugadas, al contrario que en la anterior visita al Villamarín, cuando el Real Valladolid venció por 0-1 con un gol suyo. Porque el sevillano volvió a entrar con fuerza por la derecha, pero de nuevo intentó otro pase atrás que acabó en posesión de un rival.

 

La pausa de hidratación sentó mal a los de Sergio, que perdieron la posesión. El Betis apretó en el último cuarto de hora antes del descanso y llegó con peligro al área de Masip. En un saque de esquina, Borja Iglesias esperó en el segundo palo con el gatillo preparado, pero Kiko Olivas le quitó el balón con la cabeza en una aparición providencial.

 

Tanto Olivas como Sali, que debutó en Primera, tuvieron que ponerse el mono de trabajo para achicar balones y capear un temporal que hizo que el Pucela acabara pidiendo el descanso para reordenar sus ideas. Este llegó antes de lo previsto, puesto que se perdieron unos 9 minutos y Jaime Latre solo añadió tres.

 

Aunque el paso por vestuarios no resultó tan positivo como el técnico blanquivioleta hubiera querido. No regresaron bien sus futbolistas, que tardaron en asentarse. Mientras, Fekir y Ünal, con dos disparos que no obligaron a intervenir a los porteros, lo intentaron sin suerte.

 

En lo que sí tardó poco Sergio fue en mover el banquillo. Solo habían pasado 10 minutos cuando sacó del campo a Antoñito, que tenía tarjeta, para meter a Waldo. Un cambio que pedía el partido para los intereses visitantes, en busca de hacer más daño a un rival que jugó con uno menos desde antes del primer cuarto de hora.

 

Y LLEGARON LOS GOLES...

 

Guardiola se animó y empezó a entrar más en juego. Probó con un tiro que salió demasiado cruzado, para calentar, ya que poco después, en una gran acción, se dio la vuelta a la perfección en la frontal para sacar un disparo ajustado al palo que sirvió para anotar el 0-1. Una jugada que le encanta y que ya había intentado anteriormente.

 

El Pucela trató de esconder el balón, pero no lo consiguió y la alegría le duró poco. Seis minutos más tarde, en el 69’, Loren aprovechó una asistencia al área de Emerson -que William dejó pasar- para devolver el empate al marcador (1-1). Una acción en la que los dos centrales blanquivioletas no estuvieron bien -Sali se comió el amago de William y Olivas permitió controlar y finalizar a Loren- y costó al Real Valladolid el primer gol en contra del curso.

 

Las malas noticias continuaron para Sergio González, que tuvo que realizar otro cambio por lesión. Pedro Porro estaba preparado para entrar por Plano -el cuatro árbitro llegó a anunciarlo en la tablilla-, pero unas molestias de Alcaraz obligaron a que el elegido finalmente fuera Anuar.

 

Los minutos pasaron y todo apuntaba a que el 1-1 sería el resultado final, pero el Pucela quería más. Los blanquivioletas hilaron una buena jugada colectiva que acabó con un control y un remate a la media vuelta de Plano en el corazón del área. El madrileño iba a ser sustituido y acabó siendo el héroe con un gol en el minuto 89. Fútbol.

 

El Pucela apretó los dientes y no se le escapó la sufrida victoria en el tiempo de añadido. Así, comienza el curso con tres importantes puntos; sobre todo por lo que viene el próximo fin de semana: la visita al Real Madrid en el Bernabéu (sábado, 19:00 horas)