Tribuna mini Saltar publicidad
Publicad autobus 800x800 file

El Real Valladolid de las dos áreas

Melero celebra el 1-0 ante la resignación de Antoñito y Masip

El conjunto blanquivioleta es el máximo goleador y el tercero que más encaja de Segunda.

Pasado un cuarto de temporada, el Real Valladolid ha destacado en las primeras once jornadas por el gol. El problema es que no solo por su gran ataque, sino también por lo que ha encajado atrás. Como a todo entrenador, a Luis César Sampedro le gusta marcar tantos y que su equipo no los reciba, pero no está consiguiendo el objetivo.

 

Con 23 goles a favor, el Pucela es el máximo goleador de la categoría, con una media de 2'09 por partido. El buen hacer de sus jugadores ofensivos y el gran acierto de Jaime Mata, pichichi con 10, le han pegado un empujón importante. El segundo equipo que más anota es el Granada, que, con 18, lleva cinco menos.

 

Entonces, ¿por qué el Real Valladolid no es líder? La respuesta está en los goles en contra. Si destaca por los que marca, también lo hace por los que encaja. Solo el Córdoba (24) y la Cultural Leonesa (18) han recibido más de los 17 que lleva el conjunto blanquivioleta.

 

Del primero al octavo clasificado la diferencia es de tan solo dos puntos. Los de Luis César se encuentran en la séptima posición con 18, un número que podría ser más elevado si hubiera puesto el candado en la portería de Masip.

 

Un Masip que, por otro lado, no es ni mucho menos el culpable de la debacle en defensa. Al Pucela le llegan poco, pero cuando lo hacen las ocasiones son demasiado claras para los rivales. Solo hace falta echar un vistazo a los goles encajados frente al Lugo, que marcó cuando solo tenía al cancerbero delante.

 

El entrenador gallego desató hace unas semanas la polémica con la desaparición de Nacho del lateral izquierdo. Unos "errores" le costaron caros y otorgaron la oportunidad a Ángel, que está aportando más en ataque que en defensa (ha provocado tres penaltis).

 

Mientras, el eje de la zaga no parece muy seguro. Kiko Olivas y Deivid se han asentado en los puestos de centrales y han relegado a Calero y a Guitián a un segudo plano. En este caso, pese a los fallos, el técnico no ha dado, por el momento, la oportunidad al de Boecillo, que resultó uno de los más destacados en pretemporada. Finalmente, la llegada del ex del Girona le mandó al banquillo.

 

El Pucela ya ha completado una parte importante de su partida; un cuarto de temporada en la que ha dejado escapar varios puntos con los que ahora mismo podría ser el líder destacado de Segunda. Luis César deberá seguir moviendo ficha para dar con la clave y cortar la sangría defensiva.

Noticias relacionadas