El Real Valladolid cae en Zaragoza y se jugará el play-off en la última jornada

Borja Iglesias celebra el primer gol ante Moyano y Masip. LALIGA

Los de Sergio González jugaron contra 10 durante media hora y perdieron por 3-2 frente a un rival que ya selló su presencia en la promoción de ascenso.

REAL ZARAGOZA: Cristian Álvarez; Lasure, Verdasca, Mikel González, Delmás; Eguaras, Zapater, Javi Ros (Perone, min. 85), Papunashvili (Febas, min. 69); Borja Iglesias y Pombo (Buff, min. 83).

REAL VALLADOLID: Masip; Moyano (Ontiveros, min. 80), Kiko Olivas, Calero, Borja Herrera; Borja, Míchel; Hervías (Gianniotas, min. 65), Óscar Plano, Toni (Toni Martínez, min. 72); Mata.

GOLES: 1-0, minuto 16: Borja Iglesias; 1-1, minuto 63: Toni; 2-1, minuto 60: Borja Iglesias (p.); 3-1, minuto 76: Borja Iglesias (p.); 3-2, minuto 90+3: Calero.

ÁRBITRO: Arcediano Monescillo. Mostró tarjeta amarilla al local Verdasca y a los visitantes Kiko Olivas, Moyano, Borja Herrera, Gianniotas y Masip. Expulsó con roja directa a Eguaras, del Zaragoza.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 41 de LaLiga 1|2|3, disputado en La Romareda ante 22.740, con representación de la afición blanquivioleta.

Un triplete de Borja Iglesias y algunas acciones comprometidas para el árbitro dejaron al Real Valladolid sin puntuar en su visita a La Romareda. El Real Zaragoza dio muestra de su buen momento y aprovechó cada acción para marcar; a diferencia de los de Sergio González, que se estrellaron contra Cristian Álvarez. Pero ni jugar frente a 10 durante media hora fue válido para los blanquivioletas, que terminaron cayendo por 3-2.

 

Con más presencia blanquivioleta, ambos equipos se buscaron desde el inicio. Sin miedo, sin presión, como si no se estuvieran jugando gran parte de la temporada. Aunque el efecto de la buena salida del Pucela no duró demasiado. Pombo empezó a hacer de las suyas y en una de ellas metió el balón al hueco para dejar solo a Borja Iglesias ante Masip, que fue fusilado.

 

El 1-0 a los 16 minutos cumplió con el guion inicial de ‘partidazo’. De hecho, el Real Valladolid no se arrugó y a punto estuvo de empatar poco después, pero Cristian Álvarez repelió -como pudo- el disparo de Toni que desvió Mikel González. No fue a más y el ritmo del partido bajó un poco.

 

Las áreas dejaron de ser protagonistas y ninguno de los dos conjunto logró hilar jugadas con efectividad. El juego se endureció y eso también hizo que el partido sufriera algunos parones por las faltas, pero la primera amarilla no apareció en la primera mitad. Igual que las ocasiones. Pese a que aumentaron los acercamientos antes del descanso, el peligro no resultó excesivo. Por lo tanto, ese 1-0 mandó hasta la segunda parte.

 

No tardó el árbitro, Arcediano Monescillo, en sacar la primera tarjeta. Kiko Olivas fue amonestado a los dos minutos de la reanudación, en la que el Zaragoza estuvo mejor; pisó área rival y gozó de una falta peligrosa que atrapó Masip sin mayores problemas.

 

El Pucela se quitó esa presión de la mejor manera posible; con un gol. Y no fue uno más, sino uno de los que no está acostumbrados a marcar, ya que la asistencia fue del lateral Borja Herrera, quien sustituyó a Nacho, y el cabezazo a la red de Toni. Sí, de Toni. Sí, por segunda semana consecutiva. Y es que el murciano sigue mostrándose muy enchufado desde la marcha de Luis César Sampedro, gracias a las oportunidades de Sergio González.

 

Pero quedaban muchos capítulos por escribir todavía. Borja agarró a su tocayo Iglesias dentro del área e hizo un penalti de prebenjamines. Pese a que la acción fue muy protestada por los blanquivioletas -tanto que vieron la amarilla Masip, Borja Herrera y Moyano-, no hubo duda. El propio delantero local cogió la responsabilidad y engañó al portero pucelano para subir el 2-1 al marcador.

 

Por si el partido no estaba lo suficientemente interesante, el árbitro dejó con 10 al Zaragoza, ya que Eguaras vio la roja directa por una entrada sobre Óscar Plano. Castigo excesivo para el blanquillo, ya que no resultó tan aparatosa. Pese a la inferioridad numérica, el conjunto aragonés no acusó en un principio esa circunstancia. Sí tuvo ocasiones el Pucela, aunque no clarísimas.

 

Y es que la tinta no se acababa. Arcediano Monescillo volvió a ser protagonista en el área blanquivioleta, al señalar un dudoso penalti de Moyano sobre Verdasca, en una desafortunada acción de la zaga visitante. Borja Iglesias engañó otra vez a Masip y selló su triplete particular para colocar el 3-1.

 

El Pucela no se rindió y las tuvo. Gianniotas puso un centro al primer palo para Óscar Plano, que remató de cabeza y el balón salió rozando el palo. Ontiveros, que entró por Moyano, ejecutó una gran jugada individual y metió una pelota para Borja, cuyo testarazo lo repelió Cristian Álvarez. El portero ganó protagonismo y sacó otra buena, pero finalmente no pudo con el último remate de Calero.

 

El 3-2 llegó en el minuto 93, un poco tarde. El Pucela remó hasta el final, pero no pudo contra un equipo que jugó media hora con uno menos. Lo más positivo de la noche fueron los otros resultados. Porque a la última jornada llegan Cádiz, Osasuna y Real Valladolid empatados a 64 puntos. Los de Sergio González están obligados a ganar a Osasuna para meterse en play-off. La final se disputará en Zorrilla el próximo sábado, 2 de junio, a partir de las 20:30 horas.

Noticias relacionadas