El Real Valladolid Baloncesto cae ante el Leche Río Breogán

La lesión de Van Zegeren durante el partido y los problemas físicos de Daniel Astilleros ensombrecen el juego

FICHA TÉCNICA

 

78- Leche Río Breogán Lugo: Erik Quintela (13), Salva Arco (12), Adam Sollazzo (15), Iván Cruz (3), Kevin Larsen (11) -quinteto inicial-. También jugaron: Mindaugas Kacinas (6), Mateo Díaz (0), Mo Soluade (6), Mateo Sánchez (0), Alejandro Rivas (0), Seydou Aboubacar (13) y Sergi Quintela (5).

 

64 - Real Valladolid Baloncesto: Reed Timmer (6), Antoine Mason (5), Matej Kavas (9), Sergio de la Fuente (14) y Joey van Zegeren (2) -quinteto inicial-. También jugaron: Greg Gantt (8), Juan Sáez (0), Nacho Martín (12), Reed Timmer (6), Melwin Pantzar (7) y Martin Paasoja (1).

 

Parciales: 15-16, 20-12 (35-28 al descanso), 24-15 (59-43) y 19-21 (74-68 final).

 

Árbitros: Álvarez-Ossorio, Rilo y Seijo.

 

Incidencias: Partido amistoso disputado en el Pazo dos Deportes de Lugo a puerta cerrada.

Segundo partido de la pretemporada, primera derrota del Real Valladolid Baloncesto. El conjunto de Hugo López, de más a menos durante la contienda, acusó la falta de efectivos, ya que de inicio no pudo contar ni con Derrik Smits, lesionado durante esta misma semana, ni con Daniel Astilleros, con molestias físicas. Para más inri, Joey van Zegeren se retiró en el segundo periodo tras una mala caída, aunque el cuadro vallisoletano compitió hasta el final en la cancha de uno de los favoritos de la categoría.

 

En el segundo amistoso de la pretemporada, siguiendo la tónica del primero, el Real Valladolid Baloncesto volvió a firmar una buena puesta en escena. Merced a los puntos anotados por Matej Kavas, un triple de Antoine Mason y un tiro libre de Joey van Zegeren, los vallisoletanos se colocaron con un 0-6 inicial que defendieron durante todo el primer periodo.

 

De hecho, tal fue el nivel defensivo de los pupilos de Hugo López, que cuando todavía restaban 5:35 del cuarto inaugural, el marcador era de 1-11 y los locales ya estaban en bonus, lo que obligó a Diego Epifanio a solicitar el primer tiempo muerto de la contienda. Tras la arenga del técnico, el conjunto lucense despertó y dominó hasta reducir la distancia al término de los primeros diez minutos de juego (15-16).

 

Tras la pausa, nuevamente fueron los visitantes quienes golpearon primero. El cuadro pucelano afinó la puntería y con dos triples consecutivos volvió a despegarse de los gallegos (15-22). Los de Hugo López, desplegando un buen juego en ambos lados de la cancha, mantuvieron la iniciativa hasta el ecuador del segundo periodo, cuando, siguiendo el guion del primero, llegó la reacción celeste.

 

Por si fuera poco, Joey van Zegeren se lesionó en una mala caída y se retiró del encuentro, mientras que el Leche Río Breogán respondía con un parcial de 10-0 que ponía a los gallegos por delante por primera vez en el partido. Los de Hugo López, así, mantuvieron el tipo y alcanzaron el descanso a rebufo de los locales (35-28).

 


Sin Derrik Smits, lesionado durante la semana pasada, ni Joey van Zegeren, tras una mala caída durante el segundo periodo, la pintura del Real Valladolid Baloncesto estaba bajo mínimos y la diferencia bajo los tableros fue patente. Al descanso, los locales dominaban 25-12 en rebotes y, para más inri, iniciaron la segunda mitad con un triple de Soluade (38-28). Los vallisoletanos, con máxima en contra, respondieron con dos triples consecutivos de la mano de Sergio de la Fuente y Nacho Martín que apretaron las tornas de nuevo (38-34).

 

El Real Valladolid Baloncesto, dejando buenas sensaciones ante todo un Leche Río Breogán Lugo, se iba quedando poco a poco sin gasolina y comenzó a acusar la carga de trabajo y la corta rotación debido a las rotaciones. Sin muchas alternativas en el juego interior, los gallegos continuaron dominando la zona y afrontaron el último cuarto con una renta importante a su favor (59-43).

 

A pesar de todos los condicionantes en contra, el conjunto de Hugo López sacó fuerzas de flaqueza y no le perdió la cara al partido hasta los últimos minutos. De hecho, a falta de cuatro minutos, los vallisoletanos lograron bajar de los diez puntos de diferencia (66-58) tras dos triples consecutivos de Melwin Pantzar, obligando a Diego Epifanio a parar la contienda y quedarse sin tiempos muertos. No obstante, las opciones se esfumaron en las siguientes posesiones y Leche Río Breogán se llevó el partido sudando hasta el final y con un marcador de 78-64.