El Real Valladolid B se conforma con un punto ante un Rápido de Bouzas en inferioridad
Tribuna mini Saltar publicidad
Banner va ciudad pro%cc%81xima 800x800 tribuna file
Cyl dots mini

El Real Valladolid B se conforma con un punto ante un Rápido de Bouzas en inferioridad

El once del Promesas en su visita al Adarve. R.VALLADOLID

El filial blanquivioleta igualó el gol inicial del conjunto gallego con algo de fortuna para sumar un empate que le mantiene en la pelea por la permanencia.

Viendo cómo empezó el partido, el empate no fue mal resultado para el Real Valladolid B. El Rápido de Bouzas llevó el timón y se adelantó nada más empezar la segunda mitad, pero un penalti cometido sobre Sali dio pie al empate, con un tanto en propia puerta. A partir de ahí todo cambió y hasta los gallegos se quedaron con uno menos por expulsión de Cristian. Miguel Rivera no encontró la tecla para lograr la victoria y sus jugadores se toparon con el muro local, por lo que finalmente tuvieron que conformarse con el 1-1.

 

El Rápido llevó el timón desde el inicio. Dos claras ocasiones obligaron a Dennis a ganar protagonismo. En la primera se estiró a su derecha para despejar el balón y en la segunda, más sencilla, lo atrapó en el centro de la portería. Porque el Promesas estuvo a verlas venir ante un equipo mucho más hecho, aunque logró salir vivo.

 

Pasada la media parte de la primera mitad, Deivid dispuso de otra muy clara, en un remate de cabeza que se marchó muy cerca del palo. Tampoco es que el Rápido de Bouzas hiciera el partido de su vida, pero le valió para tener controlado a un Real Valladolid B al que no le duró demasiado la posesión.

 

El descanso no ayudó a reaccionar al Promesas, ya que nada más volver encajó un golazo. Kaxe controló un balón cerca de la frontal, lo dejó botar, se dio la vuelta con tranquilidad y lo mandó a la red. El gol no fue inesperado por lo que estaba sucediendo.

 

Pero el guion sufrió un sobresalto en el minuto 57, cuando Sali fue objeto de penalti y el colegiado lo señaló. Antonio Domínguez cogió la pelota y disparó un poco centrado, por lo que Brais pudo sacar el balón con los pies, pero la jugada no acabó ahí. El esférico se quedó en el área pequeña y Caba, presionado por el propio Domínguez, terminó metiéndolo en su portería.

 

Un golpe de suerte que animó a los blanquivioletas y dejó tocados a los locales. Por si fuera poco, el conjunto gallego se quedó con uno menos por expulsión de Cristian. De esta manera, el filial pucelano disputó los últimos 20 minutos en superioridad y con la esperanza de conseguir la victoria.

 

El movimiento de piezas de Miguel Rivera no resultó efectivo ante un equipo que construyó un muro encerrado atrás, sin dejar huecos. Así las cosas, el 1-1 no se movió y el Promesas sumó un punto lejos de Los Anexos para mantenerse vivo en la pelea por la permanencia, con 22.

Noticias relacionadas