El Real Valladolid B no pasa del 0-0 en Salamanca

Un momento del partido entre el Salamanca CF y el Real Valladolid B. TAMARA NAVARRO

Empate sin goles en el estadio Helmántico que permite sumar un nuevo punto al Promesas, aunque continúa en la zona peligrosa.

SALAMANCA CF:  Sotres, Iván Calero (Pablo González, min. 80), Víctor Mena, Ricardo Calvaho, Armando, Amaro, Carlos Indiano (Junior, min. 65), Sergio Molina, Fer Ruiz, Manu Moliina y Moussa (Héctor Gómez, min. 46). 

VALLADOLID B: Samu, Apa (Carrascal, min. 80), Corral, Mario, Salisu, Raúl, Zalazar (Jardel, min. 67), El Hacem, Dani, Quique y Waldo (Pablo, min. 87).

ÁRBITRO: Pablo González Umbert (comité extremeño). Tarjeta amarilla Sergio Molina, Junior y Manu Molina, Mena del Salamanca CF, a Waldo, El Hacem, Alberto del Valladolid B. 

INCIDENCIAS: Partido correspiondiente a la jornada 17 de Liga disputado en el estadio Helmántico. 

En busca de su cuarta victoria iniciaba el Salamanca CF la jornada 17 de Liga ante un Real Valladolid B que llegaba al Helmántico con un triunfo más que el equipo de Calderón y tres puestos por encima. Ninguno de los dos consiguió marcar y ambos equipos se marcharon con un punto más en el casillero. En el caso del Promesas, una oportunidad desperdiciada para alejarse de la zona peligrosa, ya que sigue cuatro puntos por encima del descenso y dos del play-out.

 

Para empezar faltaba Toño Vázquez, uno de los centrales, y con las bajas por lesión no había muchas alternativas así que cabía preguntarse si Calderón optaría por un cambio de sistema. No fue así, mantuvo los tres centrales retrasando la posición de Sergio Molina junto a Armando y Ricardo Carvalho. La otra duda es quién sería el escogido para tapar la ausencia de Owusu y ahí optó por Moussa. Menos velocidad pero más presencia física y opción más al juego aéreo.

 

El Salamanca CF asumió el mando del juego desde el minuto uno ante un Promesas que no tuvo problema en cederle el balón si se veía descolocado o comprometido. Con los visitantes parapetados alrededor de su área le costaba a los locales encontrar un pase preciso y tan solo las internadas de Fer Ruiz por la derecha o algún centro a balón parado parecían llevar algo de peligro a la portería de Samu. 

 

El Promesas llegaba con el plan claro. Primero protegerse, si podía salir a la contra, sino atacar con calma, sumando poco a poco efectivos en campo contrario e intentar busca alguna acción a balón parado. Precisamente así llegó en el 25 la primera oportunidad clara del duelo cuando Mariocabeceó un golpeo de falta y el balón se fue fuera tocando la madera del travesaño. 

 

Una acción que fue anticipo de lo que venía porque el filial vallisoletano se mostraba cada vez más cómodo sobre el terreno de juego, tocando con fluidez el esférico y robándoselo pronto a un Salamanca CF con problemas para superar la primera línea de presión y que cuando optaba por el balón en largo es evidente que en Moussa no encontraba el vértigo de Owusu. Como consecuencia tocaba más el esférico Sotres, que atrapaba un disparo seco de Waldo desde fuera del área, que Samu.

 

Intentaba el Salamanca CF salir de esa situación de incertidumbre apoyándose sobre todo en las salidas por la derecha de Calero o algún robo desde la medular por imprecisiones de su rival, aunque no encontraba opciones de cara a portería más allá de algún disparo lejano sin peligro real

 

Con sensación de muy poco acabó el primer tiempo y era evidente que hacía falta algo más para intentar sacar rendimiento a la segunda parte en la que la apuesta fue dar entrada a Héctor Gómez en lugar de un Moussa que no aprovechó la oportunidad. Cualquier planteamiento realizado en el descanso pudo variar si a los cuatro minutos de la reanudación no hubiera aparecido la figura de Sotres que en mano a mano con Dani sacó el chut del delantero abajo.

 

También a la salida de un córner, ya en el minuto 65, llegó la mejor oportunidad del Salamanca CF que de nuevo encontraba en Fer Ruiz a su referencia más clara arriba y que cabeceó para mandar el esférico pegado al palo. 

 

El empate empezaba a pesar en la cabeza y las piernas de los locales y empezaba a darse por bueno en las filas visitantes por lo que si antes no se había visto mucho juego, ahora las interrupciones eran constantes y si no era en golpeos a balón parado apenas se pisaba las áreas. A punto estuvo El Hacem de dar un susto cuando Sotres no acertó en un despeje y se quedó a milímetros de cabecear con certeza. 

 

El Salamanca CF no encontraba la manera, se veía impotente al ver fracasar sus intentos, ya más en acciones personales que colectivas, por llegar al área visitante. Sotres, con el pecho, sacó en el descuento un balón en su propia frontal en una contra dos para dos peligrosísima y es que el equipo arriesgaba el punto yendo con todo arriba.