El Real Valladolid B más internacional de su historia en Segunda B

De izquierda a derecha, Becerra, Alvarado, Montenegro y Luis Suárez.

Las cesiones de los cinco jugadores colombianos y del venezolano por parte del Watford, además de la presencia de Sinisterra, superan a los extranjeros que tuvo el filial blanquivioleta en la temporada 1999-2000, cuando descendió a Tercera 9 años después del primer ascenso.

La situación en el Real Valladolid B ha dado un giro de 180º. La marcha de la anterior dirección deportiva ha traído muchos cambios -más de los esperados- después de la llegada de los nuevos inquilinos. Con Miguel Ángel Gómez a la cabeza y con Ángel Catalina como hombre de confianza para estructurar la plantilla del Promesas, las salidas se produjeron a lo grande. Y, como se ha podido comprobar en las últimas fechas, las incorporaciones no se han quedado atrás en cuanto a protagonismo, con diez caras nuevas.

 

De este elevado número destaca que siete jugarán en Los Anexos como cedidos: Cobo, Luis Suárez, Alvarado, Becerra, Montenegro, Velásquez y Segura. Tan solo Guille Lara, Raúl Navarro y Adrián Wojcik son propiedad del Real Valladolid, aunque estos tres han firmado por una sola temporada. Además, el último de ellos no es sub-23, por lo que vivirá la misma situación que Higinio el curso pasado; es decir, si jugara con el primer equipo no podría volver al segundo.

 

Lo que más llama la atención de esas operaciones es el acercamiento del Pucela con el Watford. Gino Pozzo, propietario del club inglés, parece haber entablado una buena relación con la dirección deportiva de Zorrilla. De ella se han producido las seis cesiones de jugadores sudamericanos -cinco colombianos y un venezolano- que estarán a las órdenes de Carlos Salvachúa.

 

Este hecho supone un punto de inflexión en la historia del Promesas en Segunda B, ya que ha superado el máximo de extranjeros en su plantilla (5), que se dio en la temporada 1999-2000. Por aquel entonces, los paraguayos Brítez y Domínguez, el francés Arias, el emiratí Tariq y el argentino Pisonero formaron parte de un equipo que compitió en el Grupo II y que acabó 18º con 34 puntos -12 por debajo de las unidades que dieron la permanencia a Osasuna B-, por lo que consumó el descenso a Tercera.

 

Esa mala temporada puso fin a 9 campañas consecutivas del Real Valladolid B en la categoría de bronce, tras lograr su primer ascenso en la 1990/91. Así, en su 17ª temporada en Segunda B, el filial blanquivioleta contará con el récord de extranjeros, debido a la presencia de Sinisterra, Luis Suárez, Alvarado, Becerra, Montenegro, Velásquez y Segura. Siete jugadores de los que seis son nacidos en Colombia y otro en Venezuela.

 

El único precedente con tantos internacionales no le salió bien al Promesas, que el curso pasado finalizó en sexta posición y mantuvo sus opciones de clasificarse para el play-off de ascenso hasta casi la última jornada. La situación en Los Anexos ha cambiado radicalmente tras la salida de José Antonio Prieto ‘Cata’ como director de la cantera. Una nueva era comienza en la avenida del Mundial 82.

Noticias relacionadas