Tribuna mini Saltar publicidad
Publicad autobus 800x800 file

El Real Madrid comienza el año como lo acabó: Supercampeón

El Real Madrid se proclama Supercampéon de Europa por segundo año consecutivo después de superar al Manchester United de Mourinho por 2-1 en un encuentro en que pudo marcar muchos más goles. 

 

FICHA TÉCNICA

 

REAL MADRID: Keylor Navas; Carvajal, Sergio Ramos, Varane, Marcelo; Kroos, Casemiro, Modric; Isco (Lucas Vázquez, min.75), Benzema (Cristiano Ronaldo, min.82) y Bale (Asensio, min.75).

 

MANCHESTER UNITED: De Gea; Valencia, Lindelof, Smalling, Darmian; Ander Herrera (Fellaini, min. 56), Matic, Pogba; Mkhitaryan, Lukaku y Lingard (Rashford, min.46).

 

GOLES:

1 - 0, min.24, Casemiro.

2 - 0, min.52, Isco.

2 - 1, min.62, Lukaku.

 

ÁRBITRO: Gianluca Rocchi (ITA). Amonestó a Lingard (min.42) y Rashford (min.90+7) por parte del Manchester United y a Dani Carvajal (min.84), Sergio Ramos (min.86) por parte del Real Madrid.

 

ESTADIO: Estadio Filip II.

 

Primer título de la temporada para un Real Madrid que no deja de ganar. Casemiro e Isco marcaron los dos goles del Real Madrid, que gozó de numerosas oportunidades de gol, aunque el tanto de Lukaku puso incertidumbre en una Supercopa de Europa en el que el físico del Manchester United quedó minimizado, sobre todo en el primer tiempo, ante la calidad del equipo de Zinedine Zidane. El United mejoró solo en la recta final de la primera parte y durante los primeros minutos tras la entrada de Fellaini pero no le llegó. Consigue así el equipo blanco el cuarto entorchado de su historia, tras los de 2002, 2014 y 2016. 

 

Pese a lo discreto de la pretemporada, el campeón de Europa volvió a demostrar su carácter competitivo cuando hay un título en juego. No firmó un extraordinario partido, pero tras un inicio dubitativo, terminó por imponer su mayor calidad ante el campeón de la Europa League, que modificó en exceso su dibujo y que lo apostó todo al físico, lo que le terminó por dar opciones hasta el final.

 

El técnico del Real Madrid apostó por alinear a Isco en el ataque con Karim Benzema y Gareth Bale, dejando en el banquillo finalmente a un Cristiano Ronaldo, que tuvo que esperar a los diez minutos finales para salir al campo. Mourinho, por su parte, sorprendió con una línea de cinco y con un jugador ofensivo como Lingard actuando de carrilero izquierdo y dejando a Pogba, Ander Herrera y el recién llegado Nemanja Matic como dirigentes del mediocampo y Lukaku con Mkhitaryan en la punta de ataque.

 

Pese a que fue Gareth Bale, uno de los protagonistas de la previa del encuentro por el interés del United en contratarle si surge la posibilidad y que ofreció una mejor imagen, no acertó ante De Gea en el minuto 2, el inicio fue 'Red Devil'. Ambos equipos ejercían una alta intensidad, pero el Manchester United intentaba imponer su físico, generando peligro con balones por el exterior aprovechando a los carrileros.

 

Sin embargo, a medida que pasaban los minutos, el Real Madrid empezó a engrasar su maquinaria ofensiva con un Casemiro más liberado gracias a la entrada de Isco en el esquema de Zidane y un Bale que hacía daño a las espaldas de la defensa visitante. El campeón de Europa encerró por momentos a su rival y el mediocentro brasileño, que había avisado un potente cabeza al larguero, abrió el marcador en el minuto 24, al aprovechar un centro medido de Dani Carvajal rematando con la izquierda y en posición discutida, y poner el 1-0 en el luminoso.

 

A partir de ahí, el partido se fue tornando 'negro', color que vistió el equipo madrileño, al que le faltó todavía algo de frescura ofensica para hacer más daño y al que le perjudicó el parón ordenado quince minutos antes de llegar al descanso para que los 22 protagonistas se hidrataran debido a las altas temperaturas. El Manchester frenó el acoso, pero sin mayores sobresaltos, la primera parte llegó a su fin.

 

ISCO MUESTRA SU CALIDAD

 

José Mourinho movía el banquillo tras el descanso y daba entrada a Rashford en detrimento de Lingard, reajustando el esquema inicial. Pero los de Zidane continuaron tal y como se marcharon al vestuario, avasallando la portería de De Gea, y encontrando de nuevo el premio para encarrilar la final. En el minuto 52, el malagueño Isco hacía el 2-0 cruzando el balón ante De Gea tras una pared con Bale.

 

El gol despertó a los 'Diablos Rojos', que pudieron acortar distancias al instante, pero Lukaku no estuvo acertado en un rechace de Keylor Navas a remate de Pogba. Sí lo estuvo el belga poco después para 'cazar' otra parada del costarricense tras un disparo de Matic y dar emoción a un encuentro, que podía haber quedado sentenciado antes si Bale no se topa con el larguero.

 

El Manchester vio mejorada su producción ofensiva con la entrada de Fellaini y su mejor físico a partir de entonces. El gol permitió al conjunto de Mourinho estirar sus líneas y hacer recular al cuadro de Zidane, que decidió dar entrada justo tras el segundo tiempo muerto a Marco Asensio y Lucas Vázquez en lugar de Bale e Isco.

 

El campeón de Europa pasaba sus peores momentos en el partido y el técnico francés apostó por Cristiano Ronaldo para intentar aprovechar los espacios. De todos modos, la mejor ocasión fue para el conjunto inglés, teniendo Rashford en sus botas la más clara en un mano a mano en el que Keylor Navas evitó el empate. De Gea, que estuvo a buen nivel, mantuvo la esperanza hasta el final de los suyos, pero el título puso rumbo a Madrid.

Noticias relacionadas