El Puente Romano de Simancas sufre las consecuencias de la gran crecida del Pisuerga

La gran cantidad de agua que trasportaba el cauce ha provocado también que las orillas hayan quedado anegadas.

El Pisuerga ha superado el estado de alarma y los 1.000 metros cúbicos por segundo a su paso por la capital de Valladolid, pero también ha causado estragos en otros lugares. Uno de ellos ha sido Simancas, que ha tenido que ver cómo la crecida cegaba los arcos de su puente medieval, también conocido como Romano.

 

La gran cantidad de agua que trasportaba el cauce ha provocado también que las orillas hayan quedado anegadas, y el líquido elemento ha llegado a zonas de merenderos y parques simanquinos anexos al río.

 

Cabe recordar que el puente lleva desde el año 2006 reservado para el tránsito de peatones, por lo que no ha se ha visto alterado el tráfico rodado en esta vía de paso.