El Pucela se estrella contra el muro del Nàstic

El dominio y las ocasiones del Real Valladolid no fueron suficientes para sacar algo positivo en Zorrilla y cayó por un contundente 0-3 en tres llegadas rivales.

 

REAL VALLADOLID: Masip; Antoñito, Kiko Olivas, Calero, Ángel; Luismi, Anuar (Gianniotas, min. 57); Toni, Iban Salvador (Villalibre, min. 70), Óscar Plano (Hervías, min. 68); Mata.

 

NÀSTIC DE TARRAGONA: Dimitrievski; Kakabadze, Xavi Molina, Suzuki, Javi Jiménez; Maikel Mesa (Perone, min. 68), Zahibo, Gaztañaga; Jean Luc (Abraham, min 60), Manu Barreiro y Juan Delgado (Bustos, min. 79).

 

GOLES: 0-1, minuto 9: Maikel Mesa; 0-2, minuto 52: Jean Luc; 0-3, minuto 63: Maikel Mesa.

 

ÁRBITRO: Fernández Ortega, asistido en las bandas por Porras Rico y Merino Sánchez. Mostró tarjeta amarilla al local Toni y a los visitantes Maikel Mesa, Zahibo y Xavi Molina.

 

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 13 de LaLiga 1|2|3, con la presencia de 9.628 espectadores en el Estadio José Zorrilla. Antes del inicio, Luis César recibió una camiseta conmemorativa por sus 400 partidos en Segunda.

Hay días en los que no salen las cosas, pero el Real Valladolid ya acumula unos cuantos en las últimas jornadas. Concretamente cuatro, las que lleva sin ganar después de caer estrepitosamente contra el Nàstic de Tarragona (0-3). El conjunto catalán llegó tres veces, marcó tres goles y dejó helado a un equipo que no levanta cabeza.

 

Con el pico y la pala desde el inicio, el Pucela puso el cerco en el área rival en busca de una necesaria victoria. Las primeras llegadas no tardaron en llegar, de igual manera que los sucesivos saques de esquina. En uno de ellos Ángel, que se está destapando como especialista en ellos, consiguió rematar, pero su disparó pegó en un rival y se volvió a repetir la acción.

 

El Nàstic copió al Leganés, tratando de estar asentado atrás para propinar un puñetazo a la contra. Porque el dominio era local, pero si la posesión no sirve para conseguir goles... La eficacia visitante permitió al conjunto catalán adelantarse a los 9 minutos, en un centro que cabeceó magistralmente Maikel Mesa para que Masip no llegara a la pelota, esta golpease en el palo y entrara.

 

El 0-1 no hizo variar el guion. Toni se mostró como el más activo y cogió las riendas del Pucela en ataque. Pero al murciano le faltó un poco de chispa y puntería en las finalizaciones. Dimitrievski se interpuso en el camino del gol, impidiéndolo por dos veces, en las dos más claras de los blanquivioletas.

 

Pese a los intentos, el Nàstic aguantó como pudo y logró llegar al descanso con esa gran ventaja. Los de Luis César continuaron dominando y pidieron un penalti por mano de Suzuki que el árbitro no consideró penalti (por no verla o por creer que fue involuntaria). Ni siquiera Mata estuvo atinado en la otra destacable con un remate en el segundo palo que se marchó desviado, tras uno de los 9 saques de esquina que lanzó su equipo en el primer acto.

 

Tardó muy poco en continuar con la encerrona el Real Valladolid en la segunda mitad. De hecho, volvió a pedir penalti por mano, aunque esta vez sí pareció más involuntaria. El equipo tarraconense mantuvo su idea y, de nuevo, le salió bien. Aunque esta vez contó con la colaboración blanquivioleta. Masip salió a por un balón que le pilló muy lejos, Calero se lanzó al suelo para despejarlo y terminó cayendo en los pies de Jean Luc, que marcó desde unos 25 metros.

 

La reacción local fue tímida, con una volea de Óscar Plano que se marchó por encima del larguero. Y es que los blanquivioletas quedaron muy tocados. Por si los golpes eran pocos, Maikel Mesa le propinó otro letal. Ángel se comió un centro pasado y Juan Delgado asistió plácidamente a su compañero para que se apuntara el doblete, tras fusilar a Masip.

 

Con el 0-3, el Pucela se hundió, aunque intentó recortar la diferencia. Tenía 20 minutos por delante hasta llegar al 90, más los 6 que añadió por las repetidas molestias de Dimitrievski, pero otra vez no era el día. Una falta de Gianniotas se marchó por poco y Mata tuvo dos claras: una de cabeza por encima del larguero y otra que estrelló en el travesaño.

 

Villalibre, que entró para formar dupla con Mata, también la tuvo, pero cuando no quiere entrar... Como la de Hervías, ya en el añadido, que repelió Dimitrievski como pudo en el segundo palo. Así, el conjunto vallisoletano cayó con contundencia ante un rival de la parte baja de la clasificación.

 

Tras cuatro jornadas sin conocer la victoria, el Pucela la buscará el próximo domingo en su visita al Sporting de Gijón (20:30 horas). En ese partido no estarán, por compromisos internacionales, Gianniotas y Sulayman.