El Pucela rescata un punto en una remontada a medias

LA LIGA

El Real Valladolid comenzó perdiendo 0-2 y logró empatar a dos frente a un Lugo inferior y que acabó con uno menos.

 

REAL VALLADOLID: Masip; Antoñito, Kiko Oolivas, Deivid, Ángel; Borja (Míchel, min. 46), Anuar (Villalibre, min. 77); Toni, Iban Salvador, Óscar Plano (Gianniotas, min. 72); Mata.

 

CD LUGO: Juan Carlos; Campabadal (Luis Muñoz, min. 62), Bernardo, Miquel, Luis Ruiz; Seoane, Azeez; Fede Vico (Albarracín, min. 68), Cristian Herrera, Campillo; Polaco (Josete, min. 73).

 

GOLES: 0-1, minuto 10: Cristian Herrera; 0-2, minuto 26: Polaco (p.); 1-2, minuto 60: Míchel (p.); 2-2, minuto 87: Mata (p.).

 

ÁRBITRO: Arcediano Monescillo, asistido en las bandas por Escuderos Sánchez y Rodríguez Moreno. Mostró tarjeta amarilla a los locales Anuar y Gianniotas, y a los visitantes Azeez, Polaco, Luis Ruiz, Juan Carlos y Campillo. Expulsó con roja directa al lucense Bernardo.

 

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 11 de LaLiga 1|2|3, disputado en el Estadio José Zorrilla (Valladolid) ante 9.341 espectadores. Antes del inicio se hizo entrega a Mata del mejor jugador de la categoría en el mes de septiembre y se guardó un minuto de silencio en memoria de José Grande 'Mirlo' y de los fallecidos en los incendios de la semana pasada.

No siempre el esfuerzo tiene recompensa y el Real Valladolid lo comprobó en la tarde de este domingo en Zorrilla. Los de Luis César Sampedro fueron superiores a un Lugo que se puso 0-2 en dos fallos defensivos y que se sostuvo gracias a las paradas de Juan Carlos. Finalmente, remaron y consiguieron empatar (2-2) en un tramo final en el que jugaron contra diez.

 

Si no lo había hecho anteriormente, este fue el día en el que Toni terminó de conquistar a su afición. El murciano fue de lo más destacado en el ataque blanquivioleta y de sus botas nació la primera ocasión clara del encuentro. Logró internarse en el área y sacó un zapatazo que repelió como pudo un acertado Juan Carlos.

 

Aunque el que pegó primero fue el Lugo, en una jugada un tanto extraña en la que Cristian Herrera se hizo fuerte para superar a Masip. El 0-1 a los 10 minutos no hizo daño al Pucela, que encerró al conjunto lucense en su propio campo, gozando de una ocasión tras otra.

 

Toni tiró de pillería para sacar rápido una falta y provocar un dos contra uno. Mata se la cedió a Óscar Plano y el portero atrapó su disparo abajo. También la tuvo el delantero madrileño, en una buena acción de Antoñito por la derecha. Pero no era la tarde.

 

Quienes sí estuvieron de dulce fueron Toni y Juan Carlos. El primero volvió a tirar de magia para dejar atrás a varios rivales y asistir a Óscar Plano, que se topó de nuevo con el meta visitante.

 

Mientras, el peligro en el otro área llegó por fallos locales. En una de esas, Iban Salvador realizó una carga contra Fede Vico y el colegiado señaló penalti al considerarla excesiva. Polaco cogió la pelota, la colocó, engañó a Masip y puso el 0-2 en el marcador.

 

Todavía no había transcurrido la media hora de juego y el Real Valladolid recibió dos duros golpes. Eso sí, no le tumbaron, ya que siguió acechando el gol. Ángel lo alcanzó, pero la jugada estaba invalidada por un inexistente fuera de juego. La última del primer acto la tuvo, de nuevo, Mata, que se volvió a encontrar con Juan Carlos, quien desvió a córner su cabezazo.

 

Luis César Sampedro se vio obligado a hacer un cambio en el descanso y dejó en el vestuario a Borja para dar entrada a Míchel. Cambio ofensivo que estuvo cerca de no servir para nada desde el primer minuto, ya que Polaco ganó la espalda a la defensa blanquivioleta y sacó un potente disparo que repelió Masip para mantener a su equipo en el partido.

 

La posesión siguió siendo blanquivioleta, al igual que los ataques. Otra incorporación de Ángel derivó en otro penalti forzado por el lateral, esta vez tras una falta cometida por Campabadal. El Pucela tenía la oportunidad de ganar esperanzas y Míchel no la desaprovechó.

 

El 1-2 animó a la grada, que con los gritos de "Pucela, Pucela" alentó a sus jugadores para darles el empujón necesario. Y es que todavía restaba media hora para la conclusión del partido. El premio estuvo cerca de llegar al poco tiempo, en una jugada de toque aéreo que Óscar Plano, desequilibrado por un rival, no logró cabecear a la red casi desde la línea.

 

Se vinieron arriba los blanquivioletas, que continuaron asediando el área de un Juan Carlos que fue clave otra vez para atajar un disparo. Para que se le pusieran mejor las cosas a los de Sampedro, el Lugo se quedó con diez, después de que Bernardo frenara a Mata cuando ya se relamía en el mano a mano. Roja directa con 20 minutos por delante.

 

Aunque la superioridad numérica le duró poco al Pucela, puesto que justo después de realizar el tercer cambio las piernas de Iban Salvador dijeron basta y salió gateando del campo para ser atendido. Unos minutos de masajes bastaron para recuperarle para la causa.

 

El choque entró en la recta final y hubo tiempo para más fiesta. El tercer penalti del partido cayó del lado local y esta vez fue Mata quien lo transformó en el minuto 87 para colocar el 2-2. Un resultado que acabó siendo el definitivo, ya que los últimos intentos se quedaron en eso, y que deja al Real Valladolid con 18 puntos.

 

Los de Sampedro no tendrán tregua esta semana, ya que el miércoles (20:30 horas) reciben en Zorrilla al CD Leganés en los dieciseisavos de final de la Copa del Rey. Unos días más tarde, el domingo (20:00 horas), visitarán al Reus en una nueva jornada de LaLiga 1|2|3.

Noticias relacionadas