Cyl dots mini

El Pucela gana y baila al ritmo de Alcaraz

Nacho y Calero celebran con Alcaraz su gol. A.MINGUEZA
Ver album

El Real Valladolid sumó su tercera victoria consecutiva a costa del Huesca (1-0) para marcharse al parón con 12 puntos gracias al gol del centrocampista.

Toni (Antoñito, min.71); Ünal (Anuar, min. 63) y Cop (Borja, min.84).

SD HUESCA: Jovanović; Pulido (Cucho, min.63), Etxeita, Semedo, Miramón; Sastre, Aguilera (Longo, min.71); Gürler (Álex Gallar, min. 56), Moi Gómez, Ferreiro; Ávila.

GOL: 1-0, minuto 29: Alcaraz.

ÁRBITRO: Mateu Lahoz. Mostró tarjeta amarilla al local Míchel y a los visitantes Gürler y Semedo.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 8 de LaLiga Santander, disputado en el Estadio José Zorrilla ante 17.300 espectadores.

Rubén Alcaraz está siendo uno de los jugadores clave del Real Valladolid y ante la SD Huesca lo demostró con otro buen partido y, sobre todo, con el gol de la victoria. De su bota salió el balón en una falta directa que sirvió para que los blanquivioletas anotaran el 1-0; resultado que, tras sufrir, supieron mantener para saborear los 12 puntos que ya tienen en su casillero.

 

El Pucela controló el partido con y sin balón en el inicio, pero no creó demasiado peligro. Solo Alcaraz, en una falta en la frontal por la que Gürler vio la amarilla, puso el toque; aunque su lanzamiento no fue ni a portería. Pese a que no hubiera ocasiones, el comienzo resultó animado. De hecho, Mateu Lahoz quiso sumarse a la fiesta con otra amonestación previa a Míchel.

 

Solo un tiro lejano y desviado de los visitantes inquietó a un inédito Masip. Porque el conjunto blanquivioleta estaba cómodo sobre el césped y siguió a lo suyo. Cop dispuso de una muy clara, en un buen centro desde la derecha de Míchel, pero su remate se marchó por encima del larguero.

 

Toni y Leo Suárez se metieron hacia dentro desde las bandas para asociarse con sus compañeros y hacer daño. En una de esas, el murciano llegó hasta la media luna del área y Semedo, que vio la amarilla, le arrolló. Alcaraz volvió a coger el balón y esta vez sí lo metió en la portería. Con un disparo perfecto, como si fuera fácil, el centrocampista hizo vibrar a Zorrilla con el 1-0 justo antes de la primera media hora.

 

Con la presión liberada por haber conseguido el gol, el Pucela siguió manejando el choque a su antojo en el tramo final de la primera mitad, en el que no pasó más. El descanso fue el tiempo de un Sergio González que tiene enchufados a todos sus jugadores para que mantuvieran el nivel y continuaran ahogando al Huesca cuando tuviera el balón; en gran parte comandados por el todoterreno Alcaraz.

 

Pero en la segunda mitad, aunque el guion pudo seguir igual, todo cambió. El árbitro, a instancias del VAR, anuló un gol al Pucela por fuera de juego. Leo Suárez cabeceó a gol en el segundo palo un centro de Nacho, que empezó la contra en posición antirreglamentaria. Hubo incertidumbre en Zorrilla, ya que pasaron un par de minutos hasta la decisión final y, de hecho, algunos no se enteraron de que el partido continuó 1-0.

 

A partir de ahí, el Pucela cedió más espacios al Huesca, aunque este no los aprovechó. Moyano, en un remate acrobático, y Cop, tras ganar un balón en la banda izquierda, gozaron de dos buenas ocasiones para el 2-0. Pero también pudo llegar el 1-1 en un balón que le quedó muerto a Semedo en el corazón del área y que mandó por encima del larguero.

 

Nada sucedió que moviera el marcador, a diferencia de lo que ocurrió en los banquillos, puesto que Sergio González y Leo Franco realizaron las permutas en busca de su objetivo. El del Real Valladolid era mantener el resultado y acabó jugando con Leo Suárez como máxima referencia ofensiva y con Alcaraz, Míchel, Anuar y Borja por detrás.

 

Sufrieron los blanquivioletas sobre el campo y en la grada en el tramo final, puesto que el Huesca tuvo la última en el 93’, en un buen centro de Ferreiro que cabeceó Longo y la pelota se marchó rozando el palo. Pero el balón no entró y el 1-0 mandó para que el Pucela se marche al parón con 12 puntos muy sabrosos.