El PSOE de Valladolid defiende la eutanasia como un "acto de amor"

Manuel Escarda y Helena Caballero critican a la derecha que lleva "unos diez años de retraso".

El secretario general del PSOE de Valladolid y senador, Manuel Escarda, y la diputada nacional Helena Caballero, han defendido la eutanasia como un "acto de amor" frente a una derecha que lleva "unos diez años de retraso".

 

Así lo han indicado después de que el martes se aprobase en el Congreso la toma en consideración de la ley de regulación de la eutanasia con una aprobación mayoritaria, a excepción de los votos en contra de PP y Vox.

 

"Hoy es el día de San Valentín y, como tal, no puedo por menos que recordar como un acto de amor el que hizo Ángel Hernández con su mujer, María José Carrasco, un caso que todos tenemos en mente y que nos emocionó", ha recordado Caballero, así como "tantos otros en los que una persona aquejada de una enfermedad incurable, pero no de una muerte inminente, solicita a sus familiares y seres queridos que le ayuden a tener un final digno". "Esto es lo que regula la ley de eutanasia", ha incidido.

 

Por su parte, Escarda ha criticado que "desgraciadamente", ni el PP ni el "resto de la derecha" en este país hayan sido "nunca" defensores de los avances sociales ni solidarios con las libertades públicas e individuales: "No lo fueron con la Ley de divorcio, ni con la despenalización del aborto, ni con la educación cívica en valores democráticos, ni lo fueron tampoco con el matrimonio homosexual, ni ahora con la regulación de la eutanasia". "Siempre llevan unos diez años de retraso", ha lamentado.

 

En definitiva, Escarda ha indicado, no solo como político sino también como médico de familia, que lo que pretende el Gobierno con esta ley es "favorecer y suavizar" que el propio paciente, en determinadas circunstancias -ser mayor de edad, tener plena capacidad de obrar, hacer una solicitud con 15 días de tiempo y que, en último caso, haya una comisión autonómica de evaluación y control previo- pueda tomar la decisión de morir dignamente".

 

Por un lado, ha añadido, se va a promover una ley que mejore los cuidados paliativos, que determinan que la población pueda ser atendida en los últimos meses de vida de una manera "eficaz" para evitar síntomas como la fiebre, y sobre todo, el dolor.

 

No obstante, considera que, "indudablemente", hay situaciones que los cuidados paliativos "no son suficientemente útiles" y en ciertos casos, "después de años de sufrimiento en enfermedades incurables es cuando se debe poder optar, sin penalización de los familiares, a esa posibilidad que es la eutanasia".