El Promesas se deja sus primeros puntos en Los Anexos ante un correoso Haro Deportivo

Un instante del Promesas - Haro. R.VALLADOLID

Los hombres de Javier Baraja no se encontraron cómodos ni pudieron desplegar su mejor fútbol merced a la intensidad en los duelos de los riojanos, que igualaron el gol inicial de Miguel (1-1).

REAL VALLADOLID PROMESAS: Gaizka Campos, Víctor (Apa, min. 72), Jaime, Alende, Vilarrasa (Raúl Navarro, min. 38), Zalazar, El Hacen, Oriol, Doncel, Miguel y Stiven Plaza (Mario Soberón, min. 58).

CLUB HARO DEPORTIVO: Fermín Sobrón, Óscar Loza, Josua Pérez, Facundo Ballardo, Eduardo Medrano (Joseba García, min. 55), Simón Lecea, Armando Corbalán, Esteve Monterde, Ibrahima Dieng (Alexander Valiño, min. 60), Kevin Calle y Mario Urrecho (Javier Ibáñez, min. 84).

GOLES: 1-0, min. 9: Miguel; 1-1, min. 41: Corbalán.

ÁRBITRO: Etayo Herrera (comité vasco). Amonestó a Medrano, Ibrahima Dieng, Esteve y Loza, por parte del Club Haro Deportivo; y Vilarrasa y Miguel, del Real Valladolid Promesas.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la undécima jornada del Grupo II de Segunda División B celebrado en los campos Anexos al estadio José Zorrilla.

El Real Valladolid Promesas y el Club Haro Deportivo han empatado a uno este sábado en los Anexos en un partido más lucido en la primera parte (ambos goles llegaron en el primer acto) y en el que los hombres de Javier Baraja no se encontraron cómodos ni pudieron desplegar su mejor fútbol merced a la intensidad en los duelos de los riojanos y la incertidumbre que generaban con su fútbol directo y fortaleza en las segundas jugadas. Con este resultado, el Real Valladolid Promesas suma 19 puntos tras once jornadas celebradas y deja escapar sus primeros puntos como local.

 

En los primeros compases del partido al Real Valladolid Promesas le costó encontrar su sitio y atacar la defensa de tres centrales del Club Haro Deportivo, más directo en su juego y capaz de inquietar la meta defendida por Gaizka Campos con peinadas de sus delanteros. Los visitantes protagonizaron un par de llegadas de peligro con este modus operandi, aunque el Real Valladolid Promesas empezó a carburar a medida que sus futbolistas mimaban el cuero y lo desplazaban de costado a costado.

 

Desde el izquierdo llegaría así el primer tanto del partido. Doncel puso un centro medido a la cabeza de Miguel, cuyo testarazo, inapelable, besó el fondo de las mallas para regocijo local. Un gol que dio un aire de templanza y seguridad al juego vallisoletano, el cual sujetaba sin sobresaltos los arreones del conjunto riojano, cada vez más aculado.

 

El Real Valladolid Promesas trenzaba sus jugadas y encontraba profundidad sobre todo por el flanco izquierdo, donde Doncel volvería a servir otro centro envenenado que Zalazar remató a la red sobre el minuto 25 de partido, pero el tanto fue anulado por fuera de juego. Última ocasión clara de los locales antes de que, pasada la media hora de juego, el Club Haro Deportivo se animase con un par de disparos que apenas pusieron en aprietos a Gaizka Campos.

 

El empuje visitante con su juego directo y de segundas jugadas fue la tónica de los instantes finales del primer acto. Presión que entumeció a los jugadores blanquivioleta, más espesos a la hora de sacar el balón jugado y defenderse de la intensidad riojana. De este modo, el Club Haro Deportivo hallaría su recompensa sobre el minuto 41 y después de que Corbalán se aprovechase de un barullo dentro del área para fusilar a Gaizka Campos y devolver las tablas al marcador.

 

El partido estaba roto y antes de que se decretase el camino de los vestuarios ambos conjuntos disfrutaron de oportunidades para adelantarse de nuevo, pero ninguno las materializó y se llegó al descanso con 1-1. Asimismo, en el minuto 38, Vilarrasa hubo de ser sustituido por Raúl Navarro por lesión.

 

SIN GOLES TRAS EL DESCANSO

 

En la reanudación, los pupilos de Javier Baraja mostraron de nuevo el colmillo afilado y Oriol cerca estuvo de rematar a gol un buen servicio desde la derecha, pero Sobrón atajó su disparo. Monopolizaban el esférico, aunque les costaba pertrechar la tupida retaguardia del Club Haro Deportivo.

 

Oriol volvió a probar al cancerbero del Club Haro Deportivo con un disparo a bote pronto y, minutos más tarde, Kuki no acertaría a rematar con contundencia un centro desde la izquierda. El Real Valladolid Promesas presionaba en busca de su segundo tanto, mientras que el equipo riojano se encomendaba al parapeto y a cazar algún balón suelto o a balón parado.

 

Así, y tras una serie de jugadas impetuosas, el equipo visitante volvió a causar quebraderos de cabeza al Real Valladolid Promesas sobre el minuto 70 de partido. Acogotó a la escuadra blanquivioleta, que no conseguía encontrar su mejor conexión entre líneas e hilar jugadas claras de peligro. Colgó varios balones desde los extremos, pero estos no encontraron remate claro en los últimos minutos del partido. Las fuerzas flaqueaban y, al final, ni uno ni otro consiguieron el tanto que deshiciera el empate que deja provisionalmente a los blanquivioleta quintos con 19 puntos.

 

En la próxima jornada, los de Javier Baraja viajarán hasta tierras riojanas para medirse al Unión Deportiva Logroñés. Será el sábado 9 de noviembre a las 19,00 horas.

Noticias relacionadas