El Promesas da un golpe sobre la mesa al vencer a la Real Sociedad B
Tribuna mini Saltar publicidad
Banner va ciudad pro%cc%81xima 800x800 tribuna file
Cyl dots mini

El Promesas da un golpe sobre la mesa al vencer a la Real Sociedad B

El Promesas celebra uno de los goles ante la Real Sociedad B. R.VALLADOLID

El filial vallisoletano se impuso (2-1) al donositarra, entrenado por Xabi Alonso, en un buen partido de los de Javi Baraja.

REAL VALLADOLID: Gaizka; Raúl Navarro, Jaime, Alende, Corral; Víctor, Oriol, Kike Pérez, Doncel (Mario Soberón, min. 65); Zalazar (Stiven Plaza, min. 62) y Miguel (Vilarrasa, min. 69).

REAL SOCIEDAD: Ramírez, Jiménez, Zubimendi, Arambarri, Pacheco, Thior (El Haddadi, min. 68), Gorostidi, López, Djouahra (Roberto Navarro), Vega (Dani Garrido, min. 72) y Lobete.

GOLES: 1-0, min. 55: Doncel; 2-0, min: 56: Zalazar; 2-1, min. 94: Jaime (propia puerta).

ÁRBITRO: Monter Solans (comité aragonés). Amonestó a Gorostidi, Pacheco, Lobete y Roberto López, de la Real Sociedad B; y a Miguel, del Real Valladolid Promesas.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la séptima jornada del Grupo II de la Segunda División B.

Cuarto partido de la temporada para el Promesas en los Anexos al estadio José Zorrilla. Cuarto triunfo como local y quinto de lo que va de curso (siete jornadas) para situarse en el segundo puesto de la clasificación con quince puntos, uno menos que el Athletic Club de Bilbao B, que no falló ante el Arenas de Getxo y logró los tres puntos con un gol cerca del final. Este tanto deshizo un empate que, de haberse producido, hubiese dejado a los de Javier Baraja líderes.

 

Unos jugadores que este sábado se enfrentaban a un peso pesado del Grupo II de Segunda B, la Real Sociedad B, ya que acudían a tierras vallisoletanas como primeros. Se toparon con un Promesas con las ideas claras y mordiente en los metros finales. Anotó dos tantos pasadas los diez primeros minutos del segundo acto y sujetó los arreones visitantes, quienes maquillarían el resultado a escasos segundos del final.

 

Así las cosas, la escuadra local arrancó el encuentro con encomiable ímpetu. Presionaba arriba y en el primer minuto cerca estuvo de rematar a puerta un centro de Doncel desde la izquierda. Sin embargo, la Real Sociedad B no se amilanaba y porfiaba por controlar el esférico y, de este modo, aplacar la intensidad local.

 

Lo lograron por momentos con buen juego al primer toque, pero los hombres de Javier Baraja consiguieron con el paso de los minutos equilibrar el dominio y empezar a descoser los costados del cuadro donostiarra dirigido por Xabi Alonso. Sobre todo, el izquierdo, donde Doncel y Corral generaban superioridad para colgar centros que ciertamente inquietaron a la Real Sociedad B.

 

Su apuesta inicial se fue diluyendo y el Real Valladolid Promesas, con el colmillo afilado, monopolizó el cuero una vez se sobrepasaron los primeros quince minutos. Dominio que se traducía en llegadas constantes por ambos flancos. En el minuto 19, Miguel embolsó una buena asistencia de Víctor, pero su remate se estrelló en la defensa. El rechazo también fue repelido y recogido por Doncel, aunque la retaguardia visitante volvió a estar bien situada para evitar el primer tanto del encuentro.

 

Un gol que tampoco llegó tres minutos más tarde. El cancerbero ecuatoriano de la Real Sociedad B, Moisés Ramírez, tocó lo justó un buen intencionado disparo de Víctor desde fuera del área. No le haría falta esforzarse tanto al minuto siguiente con un disparo de Oriol Rey en la frontal del área y tras una trenzada jugada de los locales.

 

Ocasiones que despertaron a la Real Sociedad B de su forzado letargo. La posesión volvió a emparejarse, aunque aún latía la sensación de que el Promesas poseía una marcha más en los metros finales. No lo demostraron, sin embargo, con goles antes del descanso. Sí hubo llegadas de peligro para uno y otro. En el minuto 40 un centro raso desde la derecha se paseó sin ser remachado dentro del área pequeña de la Real Sociedad B y, después, al filo del descanso, Gaizka hubo de emplearse a fondo para abortar la internada en el área de Lobete.

 

Una oportunidad con la que se decretó el camino de los vestuarios tras cuarenta y cinco minutos en los que el Real Valladolid Promesas dispuso de más argumentos para haberse ido con ventaja ante una Real Sociedad impermeable en el centro de su zaga y que también exhibió templanza y buen trato de balón.

 

DOS ZARPAZOS

 

En la reanudación, el Real Valladolid Promesas volvió a lucir una gran intensidad y predisposición por hilvanar de lado a lado con vertiginosidad, lo que iba aculando a los hombres de Xabi Alonso, más directos en su fútbol. Así, el equipo local encontraría el premio a su mejor prestación pasados los diez minutos. Y por partida doble.

 

En el minuto 55, Diego Alende tras robo en medio campo catapultó una jugada hacia el costado izquierdo. El central gallego se incorporó al ataque y dejó pasar el centro raso de Corral para que lo recogiese Doncel en la frontal. Este, de sutil toque, limpió las telarañas de la escuadra izquierda.

 

Un mazazo que dejó grogui a su portero. Un clamoroso error suyo pasado un minuto sirvió a Zalazar en bandeja de plata el segundo gol blanquivioleta. Este no falló a puerta vacía y puso un 2-0 que recompensaba el buen partido que venía haciendo el combinado dirigido por Javier Baraja.

 

A la Real Sociedad B no le quedó más remedio que tener más presencia y cambiar el plan de acción. Se hizo dueño y señor del cuero y obligó a Gaizka Campos a realizar paradas de gran mérito a sus disparos desde la frontal, la única vía que encontraban ante el buen repliegue local. Entretanto, el Real Valladolid se encomendaba a algún balón profundo al espacio para sentenciar el duelo.

 

No encontró esa jugada, pero sí supo contener las embestidas visitantes hasta el minuto 94, cuando la Real Sociedad B encontró el premio a su insistencia tras un barullo dentro del área que Jaime Sánchez coló en propia puerta, pero ya era demasiado tarde para forzar el empate. Segundos más tarde, el árbitro marcó el final del encuentro.

 

Un choque del que el Real Valladolid ha extraído los tres puntos y prolongado su idilio delante de la hinchada. No ha perdido puntos en casa, ya que cuenta todos sus partidos por victoria y hubiese podido dormir líder si el Athletic Club de Bilbao B no hubiese sacado los tres puntos en los compases finales de su choque ante el Arenas de Getxo (1-2).