Cyl dots mini

El presidente del Colegio de Médicos de Valladolid muestra el "compromiso social" en defensa de los pacientes

José Luis Almudí ha tomado cargo al frente de la institución reclamando dignidad para el colectivo y firmeza en la lucha contra la pseudociencia y "cualquier actividad o publicidad engañosa".

"Dignidad" en lo laboral y salarial para el colectivo, es la principal demanda realizada esta tarde por José Luis Almudí, el nuevo presidente del Colegio de Médicos de Valladolid, durante el acto de toma de posesión de su nuevo cargo celebrado este martes 29 de mayo en la sede de la organización colegial.

 

"Defender la dignidad de las condiciones laborales y salariales de todos los médicos independientemente del ámbito en el que trabajan, es uno de nuestros objetivos esenciales", incidió Almudí en la toma de posesión oficial de la Junta Directiva, un acto presidido por el doctor
Javier Castrodeza, secretario general del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, y en el que participaron los doctores Serafín Romero, presidente de la OMC, y José Luis Díaz Villarig, presidente del Consejo de Colegios Oficiales de Médicos de Castilla y León, así como Jesús Julio Carnero, presidente de la Diputación; Luis Antonio Gómez Iglesias, subdelegado del Gobierno, y Rafael López Iglesias, gerente regional de Salud.

 

Almudí inició su intervención expresando su "orgullo" por el nuevo equipo directivo, integrado por un grupo de médicos "plural, transversal y comprometido", que trabajan en "hospitales, centros de atención primaria, en ámbitos públicos y privados y también en la Administración" y que son reflejo -dijo- de la estructura de la colegiación, en el que el 56% son mujeres, similar proporción entre los 3.600 colegiados.

 

Tras aludir a la gestión de su antecesor, Antonio Otero, de la que resaltó el gran desarrollo formativo y aumento de la visibilidad del colegio, dijo que ahora comienza un tiempo nuevo, pero manteniendo los valores de "respeto, tolerancia y solidaridad", con un refuerzo de la identidad del Colegio como "casa de los médicos y punto de encuentro" tanto para actividades formativas y culturales como de ayuda a los "compañeros y sus familias a través de los programas de protección social".

 

 

"No debemos permitir -añadió- la precariedad en las condiciones de determinados puestos de trabajo, no solo en aspectos retributivos y laborales, sino a otros que impiden un adecuado desarrollo profesional o la conciliación familiar".

 

La participación y representatividad, implementar medidas de igualdad y equidad en los órganos directivos, integración de los médicos jóvenes, y la formación médica continuada, son otros de los objetivos de la nueva Junta Directiva, con el fin último de "una asistencia de calidad para nuestros pacientes".

 

Abogó por la necesaria modernización de la gestión colegial, basada en la "transparencia y la rendición de cuentas" y avanzó su propósito de implementar el voto por Internet para las próximas elecciones para facilitar la participación de los colegiados.

 

En su intervención, hizo referencia al "compromiso social" adquirido para "exigir las condiciones adecuadas y los recursos necesarios" en "defensa de los derechos de nuestros ciudadanos", así como la disposición a cooperar con los poderes públicos en la formulación y ejecución de la política sanitaria en todo lo relacionado con la promoción de la salud.

 

PRODUCTOS CON SEGURIDAD CIENTÍFICA

 

En este sentido, expresó su rechazo a la utilización de cualquier método o producto destinado a la preservación o tratamiento para la salud que no cuente con seguridad científica acreditada, así como su compromiso para perseguir y denunciar "cualquier actividad o publicidad engañosa o fraudulenta que atente contra la Salud Pública". De esta forma, la nueva directiva ya ha demostrado su oposición frontal a la pseudociencia.

 

Aludió a las movilizaciones que se han producido el fin de semana pasado en varias localidades de Castilla y León para reivindicar una sanidad pública de calidad y, aunque reconoció que la realidad demuestra que cada vez cuentan con más dificultades para desarrollar su trabajo, por sobrecarga asistencial, falta de recursos materiales y humanos y por una desconexión entre la atención primaria y hospitalaria que impide una gestión eficiente de los procesos asistenciales, rechazó el "catastrofismo" que se trasmite en algunos momentos.

 

Almudí defendió reformas y una financiación suficiente y abogó por un cambio en la gestión "liderado por profesionales convencidos en mejorar sus resultados en un marco de eficiencia, con mayor grado de autonomía" y compensaciones "ligadas a los resultados en salud y no a la utilización de los recursos".

 

Finalmente, expresó su agradecimiento por el trabajo y la confianza a sus compañeros de trabajo de Peñafiel, donde ejerce como especialista en Medicina Familiar y Comunitaria; a sus pacientes, amigos y familiares, con un recuerdo especial a sus padres, recientemente fallecidos, que "estarían orgullosos de ver que su hijo representa a todos los médicos de Valladolid".