El presidente “de esta nuestra comunidad” se convierte en Valladolid en Cyrano de Bergerac

José Luis Gil, Enrique Pastor en La que se avecina, dice que interpretar este papel es “un regalo para un actor”.

El Teatro Carrión de Valladolid asistirá este fin de semana al estreno absoluto de Cyrano de Bergerac, el montaje dirigido por Alberto Castrillo-Ferrer y que protagoniza el actor José Luis Gil, el archiconocido Enrique Pastor en la serie televisiva La que se avecina. En una entrevista firmada hace algunos años, José Luis Gil respondía que el papel que más le gustaría interpretar sería el del personaje concebido por Ednmond Rostand.

 

“Es un personaje que lo tiene todo, interpretar a Cyrano es un regalo para un actor”, aunque Gil reconoce que “volver al verso es todo un reto”. El actor, que comenzó en el mundo del dobleje y la interpretación hace varias décadas, dice que estudiando Arte Dramático siempre se sintió muy seducido por los clásicos y esta obra era “una asignatura pendiente”.

 

El Teatro Carrión de Valladolid ha programado el estreno absoluto el próximo 21 de abril a las 20.30 horas, además de una segunda sesión el sábado. “Valladolid nos cuadraba, es un magnífico lugar para el estreno y estamos muy cerca de Madrid”. José Luis Gil sigue grabando hasta junio episodios para la serie televisiva que le ha catapultado.

 

Lo compatibilizará con una intensa gira durante todo el 2017 que le llevará por toda España para interpretar al héroe y la hábil poeta. Comparte reparto con Ana Ruiz, Álex Gadea, Rocío Calvo, Joaquín Murillo, Ricardo Joven y Nacho Rubio. Con el “hormigueo” propio de estar a pocas horas del estreno, José Luis Gil dice que el espectador se encontrará a un Cyrano íntegro, al que no se le ha versionado, ni se le ha cambiado poco.

 

Gil tiene mucho de Cyrano. “Esa manera tan intensa de vivir y algún amor imposible de adolescencia que me marcó”, dice José Luis, quien también advierte entre risas del tamaño de su nariz. "No tan grande como la de Cyrano", que se ha conseguido con una excelente caracterización. Han sido muchas horas de ensayo, un trabajo muy duro, pero cree que el esfuerzo merecerá la pena y este personaje ya le acompañará en su dilatada carrera profesional.

 

BRILLANTE POETA Y HÁBIL ESPADACHÍN

 

Cyrano es un brillante poeta y un hábil espadachín que expresa su amor por la bella Roxane a través de Christian, el apuesto soldado a quien ella ama. Cyrano es jactancioso y fanfarrón, de genio vivo pero a la vez ingenioso e irónico, noble y orgulloso. Pero esconde una herida secreta que le atormenta: su agudo sentido del ridículo, su fealdad y su susceptibilidad le han impedido ser amado por Roxane. Sin embargo, ya que su amada ama a otro, él ayudará a su rival escribiendo en su nombre apasionadas cartas de amor.

 

Este drama heroico se estrenaba el 28 de Diciembre de 1897 en pleno corazón del París Teatral. Contaba la vida de un soldado gascón, lunático y poeta, conocido por su enorme protuberancia nasal pero también por su bella poesía, por su facilidad de verso y por su afán por los duelos y las peleas.

 

La obra, escrita por el joven y osado poeta Edmond Rostand conoció un éxito sin precedentes que se extiende hasta nuestros días y se convertiría en un símbolo del teatro francés y universal, en un nuevo Quijote dramatúrgico representado por el mundo entero. Una muestra del poder de la palabra tanto en la vida como en la escena. Cyrano es la fuerza de su verso, su descaro y sutileza, un verso susurrado o lanzado como un dardo, un verso ágil y profundo, popular y erudito, descarado y vital. Cyrano de Bergerac lo tiene todo: aventura, pasión, tensión, humor, belleza, amor y desamor. Es un clásico entre los clásicos y un moderno entre los modernos.