El presidente de Acor lamenta que la "difícil" campaña haya lastrado un mejor rendimiento de las instalaciones

Planta de Acor. EP

Sobre el precio mínimo de remolacha, la cooperativa "ya defendía un precio mayor del que en ese momento se hablaba", ha comentado.

El presidente de la sociedad cooperativa Acor, Carlos Rico, ha lamentado que una campaña "complicada por los rendimientos" en un año "condicionado por las siembras y las heladas" haya impedido alcanzar el nivel de molienda necesario para "sacar el máximo partido a las instalaciones".

 

"La alegría va por barrios", ha señalado Rico en declaraciones recogidas por Europa Press. Además, ha recordado que la cooperativa debe "adaptarse" porque "así es el campo y así es la remolacha". En este sentido, ha insistido en que el anuncio de Acor es mantener los 42 euros por tonelada de remolacha mientras la estructura actual de la Política Agraria Común (PAC), así como buscar un nivel de ingresos "digno" para conseguir que los agricultores sigan sembrando remolacha. "Pretender mantener el cultivo de remolacha con un precio por debajo de los costes productivos no es sensato", ha zanjado, de ahí la apuesta de Acor de pelear por un futuro "de esperanza y rentabilidad", porque el agricultor es empresario y "debe buscar también su rendimiento económico", ha apuntado.

 

En lo que respecta a la situación de las cooperativas, Rico ha indicado que la puerta "permanece siempre abierta", pues quien quiera hacerse socio tiene la opción de comprar participaciones. No obstante, Acor "ya tienen un nivel de socios con una capacidad importante de remolacha que puede llegar a colmar su capacidad productiva este mismo año".

 

Por último, ha afirmado que la posición de Acor siempre ha sido "clara" y "no ha variado un ápice en el periplo del historial remolachero". Así, ha recordado que desde que en 2004 se anunciase la reforma se hablase de un precio mínimo de remolacha, la cooperativa "ya defendía un precio mayor del que en ese momento se hablaba".