Tribuna mini Saltar publicidad
Publicad autobus 800x800 file

El PP ve un "complot" en la denuncia que apunta a fraude en la elección de Mañueco como candidato a la Junta

Alfonso Fernández Mañueco

Una denuncia judicial revela presuntas maniobras para pagar la cuota a afiliados del PP para que votaran a Mañueco en las primarias que le hicieron presidente regional. El partido lo niega todo y cree que la denuncia busca "embarrar" las negociaciones para presidir la Junta.

El PP de Salamanca ha tenido que salir de manera urgente al paso de la información que pone en entredicho la limpieza del proceso para elegir a Alfonso Fernández Mañueco nuevo presidente de los 'populares' en Castilla y León. Según ha podido verificar este medio, el juzgado ha recibido un escrito en el que se denuncia la recaudación de fondos entre cargos del PP en Salamanca para pagar cuotas de afiliados y que pudieran votar al exalcalde en las primarias regionales, algo que el PP salmantino ha calificado de "absolutamente falso" en un comunicado esta misma mañana.

 

Las primarias en las que el salmantino, entonces alcalde de Salamanca, salió elegido registraron una alta participación a pesar de que, como trascendió en la Primavera de 2017, buena parte de los afiliados del partido no estaban al corriente del pago de las cuotas, condición  necesaria para votar. A pesar de ello, acabó produciéndose una alta participación, que fue llamativamente destacada en el caso de Salamanca, provincia del aspirante Mañueco.

 

En Salamanca se censaron 1.474 personas para votar de los 4.674 afiliados, más de un 20% entre afiliados y votantes, uno de los porcentajes más altos de todas las primarias. Mañueco se llevó 1.212 votos, el 97,58% del total. De los más de 51.000 afiliados que declaraba el PP, solo se inscribieron para votar en toda Castilla y León 6.800 y votaron más de 6.000, aunque la diferencia entre Silván y Mañueco fue abultada.

 

Esta sorprendente relación entre afiliados y votantes, una de las más altas de todas las primarias, ha sido el origen de una denuncia a la que TRIBUNA ha tenido acceso. Se trata de un escrito presentado en el juzgado de Salamanca con fecha de 3 de junio, este mismo lunes, que advierte sobre lo que se presentan como irregularidades en el proceso de primarias. En concreto, la demanda pide la impugnación de aquellas elecciones internas. El escrito es autoría de un demandante que se presenta con un nombre ficiticio, como explica en la propia denuncia, "por la gravedad de los hechos" y porque "las represalias hacia mi persona serían terribles". Como ha podido saber este medio, el ordenamiento jurídico permite este tipo de denuncias anónimas sin menoscabo de una posible calificación y admisión a trámite.

 

En la denuncia se explica cómo, presuntamente, cargos del equipo municipal de Fernández Mañueco en el Ayuntamiento de Salamanca "maquinaron" un sistema para recaudar fondos. Consistía en solicitar cantidades de entre 300 y 500 euros a cargos institucionales y personal de confianza; las donaciones se habrían solicitado de manera discreta. El destino de las cantidades recaudadas era abonar las cuotas impagadas de afiliados con el objetivo de que depositaran su voto a favor de Mañueco en las primarias. De este modo, se engrosó el número de participantes, elevado en comparación con otras provincias y en relación al número de afiliados. Según ha podido confirmar este medio, el procedimiento era el siguiente: primero se les sondeaba sobre su voto antes de proceder a inscribirlos en el censo

 

Según fuentes de toda confianza consultadas por TRIBUNA, el denunciante tiene conocimiento directo de estas prácticas que, supuestamente, avalan la falta de limpieza en el proceso de primarias. La información surge ahora, justo el día en que Mañueco se reúne con el comité negociador de Ciudadanos para intentar conseguir su apoyo para acceder a la presidencia de la Junta, pero su origen data de hace cerca de un año.

 

 

De "pucherazo" a "intencionalidad política"

 

Las reacciones no se han hecho esperar. El secretario provincial del PSOE, Fernando Pablos, asegura que "esta situación es una práctica de quien ha establecido un régimen en el que piensa que siempre va a gobernar". Pablos ha pedido "una necesaria regeneración política" y ha calificado el caso como "un auténtico pucherazo" y que "quien actúa así está inhabilitado para la vida pública".

 

También se ha manifestado el candidato a alcalde de Salamanca por el PP, Carlos García Carbayo, que cree que la denuncia tiene "intencionalidad política" y que por eso ha surgido hoy, cuando PP y Cs se sientan a negociar pactos de gobierno para la Junta, el sillón al que aspira Mañueco. García Carbayo cree que esto no afectará a las conversaciones para formar gobierno, tampoco en Salamanca.

 

 

Un "complot" para evitar que Mañueco presida la Junta

 

Como se ha dicho, el PP ha enviado un comunicado en el que niega los hechos y habla de un "complot" para desestabillizar los pactos para formar gobierno en Castilla y León. "Tanto el escrito como las informaciones corresponden a una perversa operación política que claramente busca embarrar y desestabilizar las negociaciones que el Partido Popular va a llevar a cabo para la formación de gobierno en la Comunidad. Esta operación solo tiene un nombre: un complot contra el Partido Popular en un momento decisivo", dice el comunicado.

 

El PP pone el acento en el hecho de que "El escrito se presenta casualmente ante el juzgado el mismo día (4 de junio de 2019) que se anuncia públicamente la primera reunión entre el Partido Popular y Ciudadanos para la formación de gobierno en la Junta de Castilla y León".

 

"Todas las actuaciones realizadas por el Partido Popular de Salamanca, así como por sus cargos públicos y militantes, han respetado escrupulosamente la legalidad en sus procesos de primarias. En las votaciones hubo urnas, interventores por parte de todas las candidaturas que se presentaron al proceso y los afiliados votaron libremente al candidato que quisieron", asegura el comunicado.

 

Por último, el PP desacredita la denuncia por haber sido realizada de forma anónima, pide al denunciante que de la cara, asegura que lo hace con "nombre y datos que no son reales, sino inventados" y se pone a disposición de la autoridad judicial para realizar todas las aclaraciones que ésta última estime pertinentes