Tribuna mini Saltar publicidad
Publicad autobus 800x800 file

El PP se resiste a aplicar la limitación de mandatos y Paco Igea le abre una puerta al PSOE

Igea transmite en una carta a Tudanca que se reunirán si no tiene un 'sí' del PP a la limitación de mandatos. Los 'populares' dudan y eso podría abrir la puerta a negociaciones con los socialistas.

Francisco Igea está dispuesto a hacerle un sitio al PSOE en la política de pactos de Ciudadanos en Castilla y León, y así se lo ha hecho saber al candidato socialista y ganador de las elecciones autonómicas. Para ello, va a usar las dudas del PP para aceptar la única exigencia relevante que se le ha presentado hasta ahora, la limitación de mandatos para determinados cargos, que afecta a algunos de los hombres 'eternos' que han hecho carrera política con el PP.

 

Así se lo ha hecho saber a Luis Tudanca en una carta en la que, por un lado, le explica por qué no negoció en primer lugar con el PSOE, pero a renglón seguido le abre la puerta a hacerlo en breve. Igea le promete a Tudanca que, una vez tenga el 'no' del PP a la aplicación de la limitación de mandatos, se reunirán para iniciar conversaciones. Esto es lo que quería Igea desde el principio y las dudas del PP van a ser la manera de hacerlo.

 

Fue en el último momento de la reunión del miércoles, la única pública hasta ahora entre PP y Cs. El encuentro cumplía la exigencia de Albert Rivera de tratar de manera prioritara a los populares, y tras celebrarse parecía que el acuerdo fluía hacia el pacto de gobierno de manera irrefrenable. Pero un día después, Igea explicaba que había pedido al PP un esfuerzo concreto y de momento no ha habido un 'sí'.

 

En palabras de Igea, "serias dudas sobre la voluntad real del PP para admitir el cambio y la regeneración que las urnas han solicitado". Así que como quiera que no tiene un sí, las vacilaciones del PP son un 'no', por ahora. "Cuando un partido coloca las ambiciones personales de sus cargos sobre las necesidades de sus ciudadanos está dando muestras de una escasa voluntad de cambio", prosigue.

 

El asunto es la limitación de mandatos, dos como máximo, para determinados altos cargos y para las presidencias de Diputación y alcaldías de municipios de más de 20.000 habitantes, es decir, la capitales de provincia de Castilla y León. En contra de lo que el PP quiere dar a entender, no se trata de sacar a miles de alcaldes, ya que la exigencia es solo para los cargos citados, un puñado, y tampoco afecta a los que tengan mayoría absoluta, solo a los que dependan de Cs.

 

Como sea que Igea no tiene un 'sí' del PP a sus exigencias, la reunión con el PSOE podría ser inminente, porque los populares no ven con buenos ojos la limitación de mandatos que dejaría fuera a algunos destacados miembros en ayuntamientos o diputaciones.