El PP prueba el sabor de la minoría y pierde un decreto ley por primera vez en democracia

Escaños del PP en el Congreso, este jueves. Foto: EP

El Gobierno de Rajoy ve como cae su decreto de estiba, y ahora España se expone a una multa. Es la primera vez en democracia que un Gobierno del PP pierde una votación de un decreto ley.

El Pleno del Congreso ha derribado este jueves el decreto ley de reforma del sector de la estiba, el primero que pierde un Gobierno del PP. Desde la Constitución de 1978 sólo habían caído dos decretos ley, uno de la UCD y otro del PSOE. Tras la investidura de Mariano Rajoy, el PP ha perdido numerosas votaciones en el Pleno del Congreso y en las distintas comisiones parlamentarias, dada su precaria mayoría, pero hasta este jueves no había visto la derrota de una iniciativa legislativa del Gobierno.

 

El decreto ley ha sido derribado dado que recibió 175 votos en contra, los de PSOE, Unidos Podemos, Esquerra (ERC), la antigua Convergència (PDeCAT), Compromís, EH Bildu, Coalición Canaria (CC) y Nueva Canarias, frente a los 142 votos a favor que han sumado el PP, sus socios electorales de UPN y Foro Asturias, y el PNV. Por su parte, Ciudadanos ha optado por la abstención (32 votos más un error en las filas de Unidos Podemos).

 

Nada más certificarse la derrota del Gobierno, los representantes de los estibadores que seguían el debate desde la tribuna de invitados se han puesto en pie a aplaudir y lo mismo han hecho los diputados de Unidos Podemos-En Comú-En Marea, que han exhibido camisetas reivindicativas. La presidenta del Congreso, Ana Pastor, ha tenido que llamarles al orden.

 

El texto legal, en vigor desde su publicación en el BOE y que ahora queda derogado, tenía como objetivo liberalizar el sector de la estiba, el de los trabajadores que se encargan de cargar y descargar los barcos en los puertos, con el fin de que cumpla con la normativa europea a la que actualmente contraviene y evitar que el Tribunal de Justicia de la UE imponga por ello una sanción a España. Ahora el Estado se expone a una multa económica por no acompasar su legislación.

 

 

 

 

LA PRIMERA DERROTA EN PLENO, EL 15 DE NOVIEMBRE

 

El 15 de noviembre de 2016, en la primera sesión plenaria del Congreso tras la formación del Gobierno, el PP ya vio como la oposición aprobaba, pese a su voto en contra, la toma en consideración de una proposición de ley del PSOE para paralizar la aplicación de la Ley Educativa del ministro José Ignacio Wert, una reforma cuyo debate había sido vetado además por el Ejecutivo.

 

Aquella fue la primera derrota en el Pleno, y una semana después, el 22 de noviembre, la oposición doblegó al Gobierno aprobando la toma en consideración de una proposición de ley de Unidos Podemos para subir progresivamente el Salario Mínimo Interprofesional. Además, los votos de PSOE, Unidos Podemos y las minorías territoriales tumbaron una moción pactada por PP y Ciudadanos con los ejes de un pacto por la despolitización de la justicia.

 

El 20 de diciembre de 2016 el PP perdió hasta cinco votaciones en el Pleno. Fue su particular 'martes negro' en el Congreso. En concreto vio como se acordaba tramitar dos proposiciones de ley a las que se opuso: la del PNV para revocar la reforma de la Ley del Tribunal Constitucional para poder suspender a cargos que incumplen sus sentencias, y una del PSOE para reformar el Estatuto de los Trabajadores para mejorar las condiciones de los empleados de subcontratas.

 

 

UN 'MARTES NEGRO' CON CINCO DERROTAS

 

En aquel 'martes negro' para el Grupo Popular también prosperaron, con el voto en contra del PP, una proposición no de ley impulsada por Unidos Podemos sobre las condiciones de trabajo de las camareras de piso en el sector turístico y una moción del PSOE con medidas para luchar contra la pobreza. Por último, y tras un enfrentamiento directo con su socio de investidura, hasta el punto de vetar una enmienda transaccional que había negociado Ciudadanos, el Congreso aprobó una iniciativa del partido naranja sobre energías limpias que el PP no quiso apoyar, limitándose a abstenerse.

 

 

DERROTA COMO GOBIERNO

 

Pero es menos frecuente que un Gobierno vea derrotados su proyectos legislativos. De hecho, según indicaron a Europa Press fuentes parlamentarias sólo se recuerda un decreto ley 'tumbado' en el Pleno del Congreso, uno sobre impuestos al tabaco que perdió el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero en febrero de 2006 por un error al marcar el sentido de votación a los diputados del PSOE.

 

El Gobierno de UCD perdió otro decreto ley en 1979, relativo a ampliar el tiempo indispensable la actuación de la Junta Central de Acuartelamiento, pero en su caso fue rechazado por la Diputación Permanente porque las Cortes Generales estaban disueltas.