El PP de Valladolid solicita a Puente "respeto" con la actuación policial en Delicias y que "no hable de oídas"

El portavoz del Grupo Municipal Popular, Jose Antonio Martínez Bermejo. M.MOYA

"Lo que no se da cuenta Puente es que de lo que haga la policía local en Valladolid, él mismo tendría que dar cuentas a la opinión pública. En lugar de eso, se esconde y les critica", han censurado.

El Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Valladolid ha reclamado al alcalde socialista, Óscar Puente, que respete la actuación policial del pasado fin de semana en Las Delicias y que "no hable de oídas".

 

En un comunicado recogido por Europa Press, el PP ha incidido en pedir al alcalde que "abandone su habitual critica a la Policía Local, a pesar de ser su jefe y su principal responsable", así como a la Policía Nacional.

 

Los 'populares' consideran que estas críticas de Puente hacia la actuación policial demuestran "una preocupante y recurrente falta de respeto del regidor ante la Justicia, dado que lo sucedido ya se encuentra en manos de un juez que es el que tiene que valorar los hechos y decidir al respecto".

 

El PP municipal considera que Puente "está acostumbrado a ser un 'hooligan' interesado y más ahora en fechas preelectorales", al tiempo que han reiterado que consideran que está "muy nervioso por sus recientes meteduras de pata" y citan el asunto del caché de la cantante Rosalía, o "el caso de las flores de los cementerios municipales", por lo que entienden que busca "distraer a la opinión pública con otros aspectos como éste de la policía".

 

Para el PP se trata de "una huida hacia adelante" de Puente, que "le hace cometer nuevos errores como el criticar a la policía local de la que es su jefe supremo y máximo responsable".

 

"Lo que no se da cuenta Puente es que de lo que haga la policía local en Valladolid, él mismo tendría que dar cuentas a la opinión pública. En lugar de eso, se esconde y les critica", han censurado.

 

Para el PP municipal la Policía, ya sea nacional o local, en definitiva, "son el primer bastión de la defensa de las libertades y la democracia", por lo que creen que "si los responsables políticos e institucionales no respetan su trabajo el Estado de Derecho corre peligro".

Noticias relacionadas