El PP de Valladolid propone escuchar a los comerciantes antes de modificar la Policía de Barrio

El presidente del PP en el Ayuntamiento, Martínez Bermejo, y el portavoz Jesús Enríquez. DANI RODRÍGUEZ

El PP "entiende" que las modificaciones que se pretendan realizar "deben contar" tanto con comerciantes como con el vecindario en general.

El Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Valladolid ha solicitado que se tenga en cuenta la opinión de las asociaciones de comerciantes antes de que el equipo de Gobierno modifique la Policía de Barrio, tal y como ha propuesto el portavoz de los 'populares', Jesús Enríquez, durante la Comisión de Seguridad celebrada este miércoles.

 

El PP "entiende" que las modificaciones que se pretendan realizar "deben contar" tanto con comerciantes como con el vecindario en general y "buscar un equilibrio lógico entre el centro y los barrios", ha informado este grupo político a través de un comunicado recogido por Europa Press.

 

Enríquez ha recordado que antes de implantar el modelo de Policía de Barrio en toda la ciudad se llevó a cabo "una experiencia piloto" en el Barrio de Las Delicias previa realización de una encuesta específica a comerciantes y otra al vecindario en general.

 

La formación 'popular' ha subrayado que ésta "fue una de las claves del éxito del modelo", que "concitó" en su día el interés de numerosos municipios españoles e incluso extranjeros como la Asamblea de Municipios de Francia -órgano municipalista similar a la FEMP-.

 

"La evolución de la Policía de Barrio debe responder a las necesidades tanto del centro de la ciudad como de los barrios", ha señalado antes de reclamar que "es preciso huir de planteamientos demagógicos entre el centro y los barrios".

 

"El centro lo usan todos los vallisoletanos y tiene una problemática diferenciada que merece una atención específica, como la merecen igualmente los barrios de la ciudad en función de sus características", han subrayado.

 

El Grupo Municipal Popular mantendrá en próximas fechas una reunión con las asociaciones de comerciantes más representativas para valorar los campos de mejora del modelo actual después de la experiencia acumulada sobre su funcionamiento y realizar propuestas que, sin renunciar al modelo existente, lo hagan evolucionar y adaptarlo a las necesidades actuales tanto del centro como de los barrios.