El Pop Art Internacional invade al Patio Herreriano hasta el 5 de noviembre

Ana Redondo en la presentación de la exposición Pop Art.

La colección es una de las más destacas de Europa y se centra en la contribución europea al pop que se complementa con el arte norteamericano.

El Museo Patio Herreriano de Valladolid presentará a primeros de septiembre la exposición 'Arte Pop en la colección del IVAM', con cerca de un centenar de obras de artistas como Andy Warhol, Richard Hamilton, Jasper johns, Donald Judd, Roy Lichtenstein, Eduardo Arroyo o el Equipo Crónica, entre otros, que podrá visitarse desde este lunes hasta el 5 de noviembre de forma gratuita.

 

La colección del Museo IVAM de Valencia es una de las más destacadas de Europa y se centra en la contribución europea al Pop, que se complementa con ejemplos de arte norteamericano e incluye tanto a algunos predecesores de este estilo como a creadores deudores de su legado, según ha informado Patio Herreriano.

 

En este sentido, el enfoque de esta muestra recoge un conjunto de obras de aquellos artistas que influyeron en el desarrollo de la creación de vanguardia en España y alberga la contribución que realizaron diversos artistas españoles en esta tendencia, que trajo consigo la existencia de diversas manifestaciones internacionales del Arte Pop en países diferentes.

 

El Pop Art no fue nunca un movimiento programático que se dirigía por un grupo que expresara su posición en manifiestos, sino más bien un nexo entre grupos y posiciones críticas diferentes que recurrieron a la imagen de la producción masiva como punto de partida y que presentan variaciones significativas según cual fuera su contexto geográfico y cultural.

 

Aunque en muchos aspectos es heredero de las vanguardias históricas, el Pop brinda uno de los primeros ejemplos de práctica artística posmoderna debido a la apropiación que realiza de imágenes ya existentes y tiene como antecedentes el collage, el fotomontaje, los ready-mades de Marcel Duchamp u obras similares o creaciones del Surrealismo.

 

Asimismo, el Pop fue fruto del crecimiento de la sociedad de consumo registrado en las décadas de los años cincuenta y sesenta del pasado siglo, una nueva realidad que centró la atención de la generación más joven.

 

Sin embargo, el pop norteamericano surge de un modo espontáneo, sin grupo ni manifiestos, sin programa, como un conjunto de individualidades que se conectan de manera casual a través de las primeras exposiciones que dan cuenta del fenómeno.

 

En sus aproximaciones a la cultura popular del consumo, sus figuras, personajes y productos, hay una apropiación sistemática y una conversión en iconos a través de una operación visual que consiste en trasladarlos desde el contexto banal de la cotidianeidad al territorio del cuadro, la exposición, el museo, que en definitiva los conduce a la cultura

Noticias relacionadas