El Ponce Valladolid intenta apurar sus opciones de permanencia en la pista

El Ponce, tras una victoria

Las de Chuchi Fernández reciben al Cortegada, tercer clasificado, este domingo (12:00 horas) en una jornada en la que podría consumarse el descenso matemático.

La Liga Femenina 2 entra en su recta final con las últimas cinco semanas de competición en temporada regular, y lo hace con una primera jornada de altos vuelos para Ponce Valladolid. El tercer clasificado, Cortegada, visita el Lalo García (domingo, 12:00 horas) en el que es el comienzo del Tourmalet que debe escalar el conjunto vallisoletano en estas próximas semanas. Tras el actual tercer clasificado llegará el quinto, Ibaizal, y más tarde el líder, Aros. Duras jornadas las que están en el horizonte del conjunto azul, pero la igualdad ya se ha visto reflejada y para Ponce, nada es imposible.

 

Regresando al encuentro que atañe este fin de semana, el rival es uno de los equipos más regulares de toda la categoría. Situado siempre en la zona noble de la tabla, ocupa el tercer lugar con 14 victorias y solo 7 derrotas. Uno de estos tropiezos lo vivió en su última salida, a tierras gallegas para caer derrotado ante el Arxil por 55-53. Sin embargo, en el último choque, que jugó en su cancha, pasó por encima de Lima-Horta Barcelona con un resultado abultado de 72-39.

 

Por su parte, Ponce quiere recuperar sensaciones, y aunque la permanencia está muy complicada, con cuatro encuentros de distancia cuando restan cinco, el conjunto dirigido por Chuchi Fernández no va a rendirse, porque eso no está en el ADN de sus jugadoras: “Mientras matemáticamente sea posible, tenemos que seguir pensando que se puede, por otra parte no debemos olvidarnos que en este equipo, tan joven, uno de los objetivos más importantes es la formación, la mejora, el aprendizaje... Y para todo eso estos partidos son un máster.

 

Para el técnico de Ponce Valladolid, es importante pelear el triunfo hasta el final, aunque solo sea por la fiel afición que está acudiendo sin falta al pabellón Lalo García: “Tenemos que volver a luchar por esa victoria, a ver si somos capaces de corregir nuestros errores y damos una alegría a esa gente que se ha mostrado tan fiel y, aun no habiendo ganado, nos ha acompañado en el Lalo García”.

 

Si el Ponce pierde y Universidad de Oviedo y Durán Maquinaria Ensino ganan sus partidos, el conjunto vallisoletano consumaría su descenso matemático (al menos en las canchas). Ganando alargaría una jornada más su objetivo de salvarse de la quema, ya que tiene el average ganado a esos dos equipos y, si venciesen, la diferencia seguiría siendo de cuatro victorias con cuatro jornadas por disputarse.

 

AMBICIÓN POR DAR MÁS

 

En el último choque, el disputado en Vigo hace siete días, Ponce Valladolid vivió un mal arranque, pero supo reponerse y equilibrar el resto del encuentro, llevándose incluso los parciales tras el inicial. Pero no fue suficiente para poder pelear el triunfo en los compases finales. Una de las jugadoras que tiró del equipo fue Samaria Howard. La base estadounidense explotó en lo que a anotación se refiere, con 28 puntos al final del encuentro. Como bien explica su técnico, la adaptación a la liga se ha culminado con este gran partido que completó en lo individual.

 

Sin embargo, la propia Sam es ambiciosa, y aunque sabe que es su mejor actuación con la camiseta de Ponce Valladolid, sigue buscando dar algo más de ella misma: “Ha sido de mis mejores partidos, pero siento que puedo jugar mejor, a un nivel más alto. Quiero ser constante en cada partido, tanto en defensa como en ataque. No estaba satisfecha con mis primeros partidos. Sentía que podía hacer mucho más, con este último encuentro sí estoy contenta en lo personal. Sabía que lo llevaba dentro”.

 

La norteamericana también tiene claro lo que le falta a Ponce Valladolid para llevarse victorias en estas últimas semanas, conseguir ser constante durante todo el encuentro y apretar mucho más los dientes en los minutos del final: “Necesitamos cerrar los partidos. Siempre estamos cerca de ganar, pero perdemos por tres o cuatro puntos, lo que significa que no sabemos cerrar el encuentro en los últimos minutos. También necesitamos mejorar un poco al comienzo para no tener que ir contracorriente, en desventaja y teniendo que remontar”.