El Plan de Marketing Turístico 2017-2018 quiere posicionar a Valladolid como destino de primer orden con el vino

El presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero, ha avanzado este martes el Plan de Marketing Turístico 2017-2018, que se presentará oficialmente en el castillo de Fuensaldaña en el mes de febrero y al que se ha referido como una "estrategia global de destino" que la provincia "necesitaba" para "conocer las necesidades actuales y futuras de los turistas, localizar nuevos nichos de mercado, identificar nuevos segmentos y orientar al sector".

 

El Plan se organiza en tres grandes apartados, el primero de ellos un análisis de posicionamiento actual, el segundo un diagnóstico estratégico y un plan operativo que formula seis estrategias básicas.

 

En cuanto al diagnóstico estratégico, Carnero ha reconocido cierto "estancamiento alojativo", pero ha destacado la "gran variedad de recursos" con que cuenta la provincia, tanto de carácter natural como paisajístico, artístico e histórico. El presidente ha abogado por un desarrollo turístico "sostenible" y por "mejorar la reputación online y la comercialización", al tiempo que ha subrayado la importancia de "mostrar un sello diferenciador".

 

OBJETIVOS

 

Ante esto, se han fijado una serie de objetivos estratégicos que van "desde consolidar la imagen de marca del destino provincia de Valladolid, hasta definir estrategias de promoción y comercialización específicas por producto, segmento, demanda y mercado".

 

No obstante, Jesús Julio Carnero ha apuntado que de todos estos objetivos confluyen en uno grande que es "hacer del vino y del enoturismo el elemento diferenciador de la provincia" frente a sus competidores y convertirlo en "el hilo conductor para conocer el resto de segmentos y productos turísticos que ofrece Valladolid".

 

El máximo responsable de la Diputación ha ofrecido su apoyo al sector privado para que éste pueda desarrollar las infraestructuras necesarias para poner a la provincia al nivel de otros "referentes" del turismo enológico como puedan ser La Rioja en España o Burdeos a nivel internacional.

 

El Plan prevé una planificación estratégica y operativa en los mercados emisores que, a corto plazo, reforzará el posicionamiento en la propia provincia y en el conjunto de Castilla y León, así como en el norte de España --Asturias, Cantabria, País Vasco, Navarra y La Rioja--, el suroeste --Extremadura y Andalucía noroeste--, el centro --Madrid y Castilla-La Mancha--, así como en mercados especializados.

 

A medio plazo, las acciones se dirigirán a la franja mediterránea --Cataluña, Comunidad Valenciana, Andalucía sudeste y centro-- y al mercado internacional --Portugal, Francia, Reino Unido, Italia y Alemania--. Entre tanto, a largo plazo se actuará en "mercados con alto potencial y emergentes a nivel mundial".

 

Por lo que se refiere a las estrategias operativas, se trata de media docena que se basan en posicionamiento, comercialización, inteligencia de mercados, sostenibilidad, promoción y creación de nuevos productos y apertura o refuerzo de nuevos nichos de mercado.