‘El Pino de Obregón’ impulsa el proyecto ‘Bici Inclusiva’ y pide colaboración al Ayuntamiento de Valladolid

Los alumnos del Colegio de Educación Especial ‘El Pino de Obregón’ en una actividad en el Lalo García

El AMPA del centro de Educación Especial explica que la iniciativa tiene el objetivo de conseguir que el servicio de préstamo de bicicletas Vallabici incluya también bicicletas para personas de movilidad reducida.

Si en Gijón ha sido posible, ¿por qué en Valladolid no? Con esa idea trabajan en el Colegio de Educación Especial ‘El Pino de Obregón’, desde donde impulsan el proyecto ‘Bici Inclusiva’. La iniciativa persigue el objetivo principal de que el servicio de préstamo de bicicletas Vallabici incluya también bicicletas para personas de movilidad reducida.

 

Para ello, han enviado una petición formal al Ayuntamiento de Valladolid, con una carta dirigida al alcalde, Óscar Puente, y al concejal de Movilidad, Luis Vélez, ya que ambas partes tienen que dar luz verde al proyecto. Aunque no solo quieren trasladar su intención a ellos, ya que también invitan “a todos” a sumarse a la iniciativa.

 

En el escrito, el AMPA explica que el centro cuenta con tres sedes, una en la calle Tórtola y la otras dos en el Camino Viejo de Simancas y en el Paseo de Obregón, respectivamente. “En esta última sede, concretamente, todo el alumnado prácticamente tiene la movilidad reducida. Pero niños y personas con movilidad reducida en esta ciudad son muchos más que los niños del Cole El Pino de Obregón”, cuenta.

 

“Queremos hacer partícipes a los niños con movilidad reducida de nuestra ciudad y de nuestro cole de la gratificante experiencia de montar en bici, visibilizar la discapacidad en el entorno con ejemplos edificantes y positivos y entendemos que la discapacidad también tiene derecho a una movilidad sostenible”, expresan desde ‘El Pino de Obregón’.

 

Todo ello con la intención de que los niños sientan “el viento en el rostro, los olores, los sonidos…”. “La experiencia de andar en bicicleta como cualquier otro niño y disfrutar de su ciudad y de la naturaleza”, apuntan.

 

 

SILLA JOËLETTE 

 

Por otro lado, también persiguen un objetivo pensado para los escolares del colegio: conseguir una silla Joëlette. “Se trata de una silla que sirve para poder hacer marchas por el campo o una bicicleta de movilidad reducida estilo veloplus. Este modelo permite incorporar la propia silla de ruedas del discapacitado en la bici por medio de una plataforma”, explican.

 

Para ello, se están “poniendo en contacto con entidades del sector privado de la automoción y financieras, principalmente, por si un proyecto de estas características encaja en su política de responsabilidad social o en sus proyecto sociales”. “En caso de que los tengan, con la finalidad de que nos patrocinen la compra de estas bicis o bien las compren directamente. Pero por supuesto estamos abiertos a que nos ayude a la adquisición de este equipamiento cualquier persona que esté interesada”, concluyen desde el centro.